Fuente: Argentinos Alerta

¿Qué es la pornografía? Los defensores de la pornografía invocan el derecho a la libertad en el arte. Es indudable que no siempre es fácil distinguir entre el arte más o menos erótico (en el que también hay que contar con la evolución de las normas y costumbres) y la pornografía. La pornografía consiste en retirar los actos sexuales, reales o simulados, de la intimidad de sus protagonistas, para exhibirlos ante terceros de manera deliberada.

En esta conducta la persona es denigrada ya que pasa a ser considerada como un objeto de placer antes que de amor, su valor está dado solo por su dimensión física. Lo único que importa es dar paso libre a los instintos para que, sin estorbos ni barreras como la del pudor, provoquen en ellos excitaciones y sensaciones. Lo que sienten, piensan, la historia personal, los valores, sueños e ideales de las personas no son tomados en cuenta. La persona se transforma en un objeto desechable.

Los motivos eróticos en el arte se han dado en todos los tiempos y culturas. La pornografía, en cambio, aísla y acentúa excesivamente lo obsceno, con ruptura del equilibrio artístico. La pornografía no considera a la persona en su totalidad, sino que explota solamente su dimensión física con el objetivo de incitar al acto sexual. Hoy se ha pasado, además, a la pornografía dura y violenta, acompañada de toda clase de perversiones sexuales.

En su libro “¿Cuál es el Gran Negocio de la Pornografía? Una Guía para la Generación de Internet” (Shadow Mountain), Jill C. Manning (…) lamentaba que no se enseñara a muchos jóvenes lo suficiente sobre lo que hace que las relaciones o los matrimonios funcionen mientras que se les hace que no se den cuenta de cómo la pornografía dañará su capacidad de interactuar con los demás.

Anuncios