Fuente: Imaginación al Poder

El mundo nunca conocerá al verdadero Nelson Mandela y la justicia nunca caerá sobre este hombre fallecido a sus 95 años, con millones de personas que lloran por él. Mandela es un ídolo con pies de barro, detrás de esa sonrisa y esa imagen de pacifista se encuentra uno de los asesinos más despiadados de la historia. Hablar del verdadero Nelson Mandela es un asunto incomodo, el sistema lo ha santificado de forma que no se admite ninguna crítica, ninguna alusión a su pasado ni nada que pudiera manchar esa limpia imagen que tiene.

Mandela forma parte de esos ídolos con pies de barro que forma el sistema tales como Martin Luther King, Mahatma Gandhi, John Lennon, Benito Juárez o Anne Frank, por solo mencionar unos cuantos. Figuras incuestionables, ídolos en lo más alto del pedestal y cuya vida es una obligación admirar sin cuestionar. Mandela ha sido elevado a la categoría de héroe de los pacifistas, antirracistas y una figura casi divina para las masas, se le hacen homenajes, músicos y políticos le rinden su admiración. La mass media es una creadora de mitos y una tergiversadora de la realidad, ellos pueden hacer de un terrorista un héroe y viceversa.

El verdadero Nelson Mandela está muy alejado de esa figura cálida que los medios nos pintan, sus crímenes del pasado han sido borrados, si investigas su vida sólo encontraras una vida de casi milagros pero nada sobre su lado oscuro.

En 1961 Mandela fue el líder del brazo armado del Congreso Nacional Africano, llamado Unkhonto We Sizwe grupo responsable de asesinatos, bombas y robos en lugares públicos, Mandela fue hallado culpable de 156 actos de violencia pública y es por esa razón por la que en 1963 fue encarcelado y sentenciado a 27 años de prisión.

Es falso como dicen los medios y como se ha impuesto que Mandela fue encarcelado por oponerse al apartheid, otros activistas como el obispo Desmond Tutu se opusieron a este sistema públicamente sin ser censurados o encarcelados, si Mandela fue encarcelado fue por sus crímenes, incluso la organización Amnistía Internacional no le dio el apoyo ya que había considerado justa la sentencia. Aun al salir de la cárcel y hasta nuestros días Mandela siempre apoyo el terrorismo y guardo un silencio vergonzoso ante la matanza de Boers en el continente africano.

Su esposa Winnie Mandela tampoco se queda atrás en su apoyo a la violencia, en los años ochenta realizo infames actividades contra sus opositores, todo aquel se le oponía era atado de pies y manos para luego ser quemado vivo con neumáticos, incluyendo a gente de su propia raza, una táctica de guerrilla propia del CNA. El Congreso Nacional Africano, partido cuyo líder más notable ha sido Mandela, fue una organización terrorista culpable de actos terroristas y asesinatos contra la población civil, no solo contra la gente blanca si no contra los negros que se negaron a apoyarlos.

Mientras Mandela hacia su campaña, el CNA asesinó y torturó a campesinos blancos sin que los medios hablaran al respecto. Tras el triunfo de Mandela el CNA pasó de organización terrorista a ser un partido legal, eso sí, su política racista ha continuado. Muchos dirán que Mandela abandono la violencia pero se equivocan, durante su tiempo en prisión el presidente Botha ofreció a Mandela su libertad a cambio de que renunciara a la violencia, su ofrecimiento fue rechazado, Mandela nunca renuncio a la violencia públicamente.

Dejando a un lado su apoyo al terrorismo, el gobierno del “beato” Mandela fue catastrófico para Sudáfrica. Actualmente Sudáfrica es uno de los países más inseguros y violentos del mundo, tiene la mayor cantidad de infectados de SIDA y la violencia racial es pan de todos los días. Entre 20,000 y 25,000 personas mueren al año víctimas de la violencia en un país multicultural y “pacifico”.

Durante el gobierno de Mandela y el CNA la economía prospera de la nación fue para abajo trayendo pobreza, desempleo, violencia y falta de oportunidades. Mandela y el CNA trajeron también la decadencia moral del país, fueron ellos quienes legalizaron el aborto, el juego y la pornografía. Cosas típicas y legales en los regímenes democráticos.

Las políticas racistas del CNA no solo son contra la gente blanca si no contra los negros como la gente de la etnia zulu, en el verano del 2008 el CNA cometió multitud de asesinatos contra inmigrantes procedentes de Mozambique, Malawi y Zimbaue.

La moneda sudafricana que en otros tiempos fue de alto valor pese al bloqueo de la extinta Unión Soviética hoy vale casi nada, en Sudáfrica el fracaso económico es evidente pese a que los medios pintan el país como un paraíso tolerante y multicultural.

En conclusión se puede decir que la revolución de Mandela dejo al país en la ruina y el caos pero, eso sí, les trajo la democracia, el gobierno tan santificado y perfecto que nos pintan y que en realidad es una falacia que ha costado millones de vidas y la decadencia de la especie humana.

Mandela como político fue un fracasado que hizo colapsar una potencia económica, que fomento el odio y cuyo legado es una ola de muertes, violaciones y crímenes que aún perduran en el país. La ONU en el año 2009 declaro el día 18 de julio como “Día Internacional de Nelson Mandela”, una muestra de hasta qué grado el Sistema puede fabricar un ídolo para las masas en complicidad con los medios y una especie decadente ávida de héroes.

Mientras el país está sumido en la pobreza, mientras miles de africanos enfrentan a diario la inseguridad y el desempleo, Mandela vivió en su mansión rodeado de la seguridad y la comodidad que el pueblo no tiene. Sabemos que nunca pagará por sus crímenes, que el mundo lo seguirá admirando, pero el verdadero Nelson Mandela no desaparecerá, el político inepto, el racista, el terrorista, la mentira fabricada por el Sistema.

Por más mentiras que los medios sigan manteniendo sobre éste falso héroe algún día la verdad saldrá a la luz y entonces el ídolo con pies de barro se derrumbara.

Anuncios