Fuente: BWN Argentina / La Multidimensionalidad

Sigmund Shlomo Freud nació un 6 de mayo de 1856, en Moravia, Imperio Austriaco (actualmente República Checa). Fue un médico sionista de origen judío y creador del famoso psicoanálisis. Freud dijo y citamos textualmente: “La moralidad sexual me parece muy despreciable”. Ningún hombre hizo más por destruir a la familia ni hizo más por degradar a la humanidad que Sigmund Shlomo Freud. ¿Fue la revolución sexual un accidente? La verdad a continuación.

Donde sea que los medios (de comunicación) sionistas lleguen en este planeta, existe una “revolución sexual” en marcha. Debería ser llamada deshumanización sexual. En la cultura tradicional occidental el sexo es idealizado e integrado por la familia, los hijos, y un profundo y sagrado amor entre un hombre y una mujer, y el matrimonio incluso como una bella e incluso sagrada institución.

Un ejemplo perfecto es la veneración de la condición femenina, la fidelidad y la pureza que se expresa en incontables obras de arte de la Virgen Maria. La “Madonna” es también venerada en el Corán de los musulmanes, el cual defiende a Maria del Talmud judío, el cual afirma que “Maria fue una puta y Jesús un bastardo”.

Actualmente el nombre “Madonna” se ajusta a la calumnia talmúdica. La imagen de una super estrella prostituta y degenerada teniendo orgías y burlándose de la crucifixión. Luego de la campaña de propaganda para posicionar a la “rubia” judía “Madonna” el último fenómeno mediático promocionado es Lady Gaga, y este ídolo de adolescentes es también representado en orgías, masoquismo sádico y otras formas de degeneración junto con la música de moda. Esta es la nueva estrella “caliente” promocionada por los sionistas en medios de comunicación controlados por judíos, incluyendo a Summer Redstone de MTV (propiedad de la familia Rothschild), su nombre real es Rothstein.

Los medios de comunicación del mundo occidental y el globo entero, se convirtieron en un arma de destrucción masiva de los más altos valores humanos. El costo humano ha sido enorme. Cientos de millones de familias fueron destruidas. Los niños crecen ahora normalmente sin padres, con epidemias de origen sexual como la Gonorrea, Sífilis, Linfogranuloma, Clamidiasis y epidemias mediáticas falsas como el VPH o HIV que igualmente dañan debido a las vacunas y quimioterapias de por vida que publicitan los mismos medios de comunicación sionistas y producen los laboratorios judíos.

La “revolución sexual” también impulsa el trafico de personas o Trata de Blanca, donde muchas niñas son secuestradas para la industria pornográfica y otras peores como el snuff. Estamos hablando de millones de vidas, y por los tratamientos médicos mafiosos, cientos de millones de personas sufren ahora esterilidad y nunca conocerán la alegría de los hijos. Mientras la violación de menores, abuso sexual y agresiones han crecido exponencialmente.

Sadismo enfermizo y explicito contra la mujer, masoquismo y muerte, es algo ahora explotado por los medios masivos y Hollywood junto con un aumento de imágenes de violencia, tortura y asesinato, todo frecuentemente asociado al sexo. El padrino de esta “revolución sexual” es Sigmund Shlomo Freud.

Freud fue un supremacista judío radical que mantuvo un intenso odio contra la tradición moral europea y cristiana. Se veía a si mismo como un extranjero no-europeo a la conquista de Europa, tal y como Anibal hizo con Roma.

Esta información puede parecer imposible para muchos de ustedes. Los medios de comunicación controlados por judíos sionistas mantienen estos hechos lejos de la gente. Pero las evidencias están en las propias cartas y libros de Freud. Algunos académicos lo saben, pero al público en general no se le permite conocerlo.

Freud dijo todo esto explicitamente: Cita – “Anibal fue mi héroe favorito en mis últimos días de escuela. Comencé a comprender por primera vez que significaba pertenecer a una raza extranjera”. “La figura del general semita creció más aún para mi estima. A mi joven mente , Anibal y Roma simbolizaban el conflicto entre la tenacidad de la judería y la organización de la iglesia católica”. Freud dio su judío supremacista punto de vista muy claramente en una carta dirigida a una mujer judía quien intentaba concebir un hijo con un “gentil” (no-judío) para sanar la división entre judíos y gentiles, psicológicamente. Sus palabras fueron: “Debo confesar que tu fantasía a cerca del nacimiento del Salvador en una unión mixta, no me atrae en absoluto”. “El Señor, en ese periodo anti-judío había nacido de la raza superior judía”. Un año más tarde la misma mujer dio a luz un niño engendrado por un miembro de la “raza superior judía”. Freud respondió: “Yo estoy, como usted sabe, curado de la última pizca de mi predilección por la causa aria, y me gustaría considerar que si el hijo resultó ser un varón, se convertirá en un incondicional sionista”. “Él o ella deben ser morenos en cualquier caso, no más rubios ¡hagamos desaparecer a todos estos fuegos fatuos!”.

Así que, ahora saben que el judío más famoso de la historia moderna europea fue en realidad un racista anti-gentil, judío sionista y supremacista. ¿Por qué los documentales no mencionan este importante hecho sobre la vida de Freud? Por supuesto, Freud fue sólo la salva de apertura en su visión de una “raza” extranjera conquistando Roma. Ahora la dominación judía de los medios de comunicación es asombrosa. Y su perversidad está en plena floración.

Neal Gabler, respetado periodista judío dijo sobre Hollywood: “Los estadounidenses han llegado a definirse a si mismos por la sombra de EE.UU. que fue creada por los inmigrantes judíos de Europa del Este, la cual no es Estados Unidos real. Ellos tienen su propia visión del real EE.UU. Pero en ultima instancia , esta sombra estadounidense, sus imágenes y valores, acabaron por devorar al real EE.UU.”

Hollywood y la mayoría de la industria del entretenimiento y noticieros, son tan judíos como el pescado relleno (comida kosher judía), y el contenido de los informativos es tan repugnante como esta “delicia”.

Algunos de ustedes siguen sin darse cuenta por completo del control de los medios de comunicación. Así que vamos a citar a los propios judíos en sus publicaciones para ilustrarlos. Por ejemplo, aquí están las palabras de Joel Stein en -Los Angeles Time- un periódico que es en sí propiedad de un lobby judío. Stein cuenta y citamos: “Los judíos dominan totalmente Hollywood”. Stein da los hechos y cifras de una completa adquisición de la industria del entretenimiento por los judíos y continúa: “Llamé a Abe Foxman, presidente de la ADL, y señaló que e 59% de los estadounidenses piensan que los ejecutivos de Hollywood no comparten los valores morales y religiosos de la mayoría de los estadounidenses, y el 43% piensa que la industria del entretenimiento está llevando a cabo una campaña organizada para debilitar la influencia de los valores religiosos del país”.

Los datos salen a la luz gracias al descaro de algunos judíos (chutzpah) como Stein, quienes intentan asustar al público para que no se defienda a si mismo. En su articulo indica: “Pero no me importa si los estadounidenses piensan que manejamos los informativos, Hollywood, Wall Street o el gobierno. Sólo me importa que los sigamos manejando”.

Así como eruditos judíos registraron fielmente la histórica dominación judía del comercio de esclavos de Europa y África, también tienen documentado su prominente rol en la pornografía. En una respetada y académica revista de intelectuales judíos, “The Jewish Quaterly”, el profesor judío Nathan Abrams en un articulo titulado “Triple Exthnics”, documenta el rol del liderazgo de los judíos que odian a los gentiles en la pornografía: “No hay forma de obviar el hecho de que los judíos seculares jugaron y continúan jugando un desproporcionado papel a través de la industria del cine adulto en EE.UU.”, “La participación judía en la pornografía tiene una larga historia en los EE.UU. así como los judíos ayudaron a transformar una subcultura marginal en lo que ha venido a convertirse en un componente principal de la cultura americana”. “Estos son los auténticos judíos. La actividad judía en la industria del porno se divide en dos grupos aveces superpuestos: pornógrafos y actores. Aunque los judíos representan sólo el 2% de la población estadounidense, han sido prominentes en la pornografía”.

Asimismo, Abrams muestra como, la corrupción y degradación de la moralidad cristiana de los gentiles, es una parte importante de su motivación para intencionalmente infectar a la comunidad gentil (no-judía) con pornografía, citamos: “¿Hay alguna profunda razón, más allá de lo meramente económico, que explique por qué los judíos terminaron envueltos en el porno?”. Al Goldstein, editor de “Screw” dijo: “La única razón por la cual los judíos estamos en la pornografía es porque pensamos que Cristo apesta. El catolicismo apesta. Nosotros no creemos en el autoritarismo. La pornografía se convierte así en un modo de mancillar la cultura cristiana, y a medida que penetra en el mismísimo corazón de la corriente principal de EE.UU. y es sin dudas consumida por los propios ‘yupis’ su carácter subversivo se vuelve más evidente”. “Ampliando las tesis subversivas, la participación judía en la industria del cine X puede ser visto como un proverbial éxito para toda la clase ‘Yupi’ en EE.UU.”. Abrams escribiendo en una revista de judíos para judíos habla de manera casual sobre el odio atávico contra nosotros (no-judíos) por parte de los pornógrafos judíos y su motivación para destruir la cultura dominante en EE.UU. mediante la subversión moral: “La participación judía en la industria del porno, con esta afirmación, es el resultado de un odio atávico a la autoridad cristiana; ellos están intentando debilitar la cultura dominante en EE.UU. mediante la subversión moral”, y se victimiza diciendo que tuvo que “correr o luchar en la escuela primaria por ser judío”. “Bien podría ser que mi carrera pornográfica sea un ‘corte de mangas’ a estas personas”.

Obviamente, ningún articulo en los principales medios de comunicación mencionan que el “odio atávico” de los judíos contra los gentiles es una fuerza impulsora detrás de la gran industria de la pornografía. No se te permite saber que los judíos incluso se jactan de su “odio atávico hacia nosotros”. Abrams continúa hablando a cerca de este revolucionario ataque contra los valores europeos: “Los judíos estuvieron a la vanguardia de la revolución sexual en los años 60. Wilhelm, Reich y Paul Goodman reemplazaron a Marx, Tolstoi, Trotsky y Lenin como lecturas revolucionarias obligadas. Pacheco fue una de las estrellas porno judías que leyó al matrimonio intelectual Reichiano formado por Freud y Marx. ¿Por qué estamos tan avergonzados del papel de los judíos en la industria del porno? Puede que no nos guste, pero el rol judío en ese ámbito ha sido significativo y ya es hora de que se escriba en serio a cerca de esto”.

Tenga en cuenta que todos los mencionados: Reich, Marcuse, Goodman, Marx, Trotsky, Lenin y su padrino Freud, son todos judíos. Desde Goodman hasta Freud, todos representan una revolución judía contra la moralidad tradicional europea.

Así es que los judíos desde Hollywood y todos sus medios de comunicación, incluyendo las noticias, utilizan la misma estrategia para destruir los valores humanos más puros. Promueven las drogas, el sexo y el abuso de alcohol, en lugar del amor, la pureza espiritual y la hermosa institución de la familia. Promueven la violencia, el sadismo, la vejación de la mujer, intentan normalizar la pedofilia y el asesinato infantil. ¿Cuantos de los que leen este articulo están ahora mismo lidiando con problemas de alcohol, drogas, enfermedades o la muerte? ¿Cuantos tienen problemas sexuales por culpa de la propaganda de odio judía? ¿Esperan ver la sociedad y sus familias destruidas para reaccionar?

Es muy duro para los padres luchar contra el adoctrinamiento masivo y millones perdieron la guerra. Irónicamente, gracias al lobby judío y su influencia mediática todo esto es legal ahora. Incluso está de moda vender la más enfermiza pornografía mostrando la horrorifica profanación de hombres, mujeres y niños. El mundo controlado por judíos sionistas puede penalizar a una persona por exponerlos diciendo que “habla con odio y racismo”. Pero defender a nuestra sociedad y a nuestros hijos, y luchar por un futuro mejor, NO ES ODIO, es la forma más elevada de AMOR. Los verdaderos enemigos son aquellos que odian tanto a los no-judíos que trabajan las 24 horas del día organizados para degradarnos y destruirnos.

Resumen de fraudes

Protegido por el secreto médico por el cual podía esconder la real identidad de sus pacientes, Freud se permitía escribir lo que más la convenía. Luego, muy progresivamente, se hizo camino a la verdad, a medida que los historiadores lograban identificar las verdaderas identidades de sus pacientes.

A continuación les presento un resumen de los finales reales que tuvieron los tratamientos psicoanalíticos de sus casos más reconocidos y estudiados.

Caso de la Señorita Anna O: Ya dijimos que Bertha Papenheim no se había curado en absoluto de sus síntomas histéricos y que por esto, debió sufrir de internaciones prolongadas hasta el año 1887 (siendo que Breuer había afirmado su curación en 1882).

Caso Dora: En este caso Freud confesó francamente el fracaso de su tratamiento, según él, por no haberle interpretado a tiempo su transferencia negativa. Su verdadero nombre era Ida Brauer, a quien su padre la había encomendado a las manos de Freud por tener ciertos comportamientos “molestos” (ella lo acusaba a su padre de entregarla a los avances sexuales de uno de sus amigos, el señor Zellenca, a cambio de la complacencia de éste en cuanto a la relación que el padre de Ida mantenía con la esposa del Señor Zellenca). Freud reconoció que las acusaciones de la joven estaban bien fundadas, pero igualmente la acusó de padecer “histeria” por haber rechazado el arreglo familiar, cuando a la edad de trece o catorce años Zellenca la había agredido sexualmente. Ida, en realidad, hizo gala de una sólida salud psíquica al rechazar el improvisado diagnóstico de Freud (quien le decía que sufría histeria por reprimir sus deseos libidinosos hacia el señor Zellenca). Por otro lado, un dato un tanto llamativo es que Freud interpretara el hecho de que Ida arrastrara su pierna derecha al caminar como síntoma histérico, sin considerar un solo instante la hipótesis, mucho más plausible, de que se tratara de una secuela de la apendicitis pelviana que Ida había padecido durante su infancia.

Caso del Pequeño Hans: Freud diagnóstico al niño Hebert Graf como padeciente de “Fobia a los Caballos”, considerando que provenía del complejo de castración del niño. Hebert atribuía su miedo a los caballos a un accidente de ómnibus del que había sido testigo, en el cual dos caballos habían caído para atrás. La cual es una hipótesis mucho más simple y prosaica, al parecer el niño tenía más sentido común que su propio terapeuta.

Caso del Hombre de las Ratas: El trabajo de los investigadores ha demostrado que esta fue una de las otras tantas oportunidades en que Freud moldeó los datos reales para acomodarlos a su teoría. Su paciente, llamado en realidad Ernst Lanzer, sufría de una fuerte neurosis obsesiva. Se demostró que Freud mintió acerca de la duración del tratamiento con este paciente, pues las notas privadas que el tomó durante el análisis revelan que este duró poco más de seis meses (siendo que Freud había asegurado que lo había tratado durante más de once meses). Por otro lado, en esas mismas notas, dice que “Lanzer empezó a masturbarse aproximadamente a los 21 años, después de la muerte de su padre” pero Freud en sus escritos públicos dijo que “Lanzer comenzó a masturbarse compulsivamente a los 21 años, poco tiempo despues de la muerte de su padre”. Se comprobó que el padre de Lanzer había fallecido cuando él tenía 19 años (es decir, dos años antes. Indudablemente, Freud, al agregar las palabras “compulsivamente” y “poco tiempo después” crea un vínculo entre los síntomas (agravados) de su paciente y la muerte de su padre que no fue propuesto por su paciente durante su sesión psicoanalítica sino por el mismo Freud durante la transcripción de sus notas. Con respecto a los resultados de la terapia, como Lanzer murió en los comienzos de la Guerra de 1914 no se pudo comprobar cuáles fueron los resultados de su tratamiento psicoanalítico.

Caso del Hombre de los Lobos: En el caso de este paciente, llamado Sergius Pankejeff, quien vivió hasta ser un hombre muy mayor, pudo comprobarse de sus propias palabras hacia la entrevistadora austríaca Karin Obholzer, que la eficacia del tratamiento que realizó con Freud fue absolutamente nula. Pues, sesenta años después, Pankejeff seguía siendo víctima de ataques obsesivos y de ataques de depresión profunda. Este hombre vivió hasta sus últimos días en Viena, donde la sociedad psicoanalítica de allí le procuraba apoyo financiero a cambio de mantenerse en el anonimato (para no correr el riesgo de que el célebre caso del “Hombre de los Lobos” de Freud y sus siniestros resultados quedaran al descubierto).

Caso Schreber: Se trata del caso del magistrado alemán Daniel Paul Schreber que padeció una psicosis y al que Freud nunca atendió, sino que lo analizó a través de su auto-biografía, en la cual describía su enfermedad. Freud, que ya había elaborado su teoría de la paranoia(donde la relacionaba con tendencias homosexuales hacia el padre) antes de que las memorias de Schreber cayeran en sus manos, entonces, emocionado por ajustar los hechos a su ya elaborada teoría, ni siquiera se tomó el trabajo de leer las obras del conocido padre de Schreber. El padre de Daniel, llamado Moritz Schreber, quien ponderaba los éxitos de un “enderezador” para niños que le impedía al niño inclinarse mientras escribía o leía, lo cual recomendaba utilizar para forzar a los niños a mantenerse derechos. Este instrumento consistía en una barra horizontal fijada a la mesa frente al niño y que se aferraba a su pecho a la altura de la espalda y la clavícula, también tenía un “portador de cabeza” que mantenía la cabeza del niño recta, tirando de sus cabellos en el caso de que este se inclinara. Al parecer existe un vínculo claro entre las aluscinaciones de Daniel Schreber (sensaciones de pecho oprimido, de cabeza comprimida, de cabellos tirados) y el instrumento que el padre recomendaba utilizar para mantener a los niños derechos, lo cual parece una hipótesis más clara y más plausible de las que adjudica Freud a tales síntomas (interpreta estas alucinaciones como consecuencia de una homosexualidad reprimida hacia su padre). Para poder sostener estos argumentos, es lógico que Freud en sus escritos describiera al padre de Daniel Schreber como un “padre excelente” (siendo que paralelamente había escrito una carta a su amigo Férenczi en la que describía al Señor Mortitz Schreber como un “tirano doméstico”). Es evidente el cambio en los datos reales en este caso, donde a Freud, sin duda, le convenía mostrar al Señor Moritz como un adorable padre, siendo que Freud quería demostrar que la paranoia era causada por una homosexualidad reprimida, y, en el caso preciso de Schreber, por un deseo homosexual reprimido hacia su padre.

Las mentiras

En un ritmo que se acelera desde hace algunos años, los descubrimientos sorprendentes de los historiadores del freudismo, nos hacen poner cada día más en duda la integridad de Freud al evidenciar que se ha tomado extremas libertades con su material clínico.

Es del todo claro que Freud no duda un sólo instante en modificar los hechos a su disposición cuando no coinciden con la teoría que pretendía instalar. Sus maniobras se basaban en sutiles manipulaciones de la información, un poco como un matemático que redondea sus cálculos para que le den justo, logrando así que a menudo sus análisis suenen convincentes (pues todo lo que podía llegar a resultar contradictorio a sus hipótesis era silenciosamente eliminado o subrepticiamente modificado).

Me parece igualmente más interesante no perder tiempo en las mentiras de Freud (un pobre hombre que con hambre de fama y reconocimiento como cualquier otro pretendía instalar un nuevo movimiento intelectual), sino más bien preguntarnos por qué los “intelectuales” freudianos que “supuestamente están formados para sacar a la luz las verdades más dolorosas” no sacan a la luz la verdad dolorosa de la corrupción de muchos de los datos que dan base a la teoría psicoanalítica y, en cambio, persisten en trasmitir un discurso completamente utópico.

Es paradójico que los mismos psicoanalistas que en su momento se jactaron de basarse en un movimiento intelectual subversivo para su época , son aquellos mismos sujetos que hoy en día censuran y condenan a quienes intentan transgredir su “discurso psicoanalítico reglamentario”.

Entonces, cuál es el camino que estos intelectuales siguen a lo largo de la historia: ¿De la subversión a la censura? ¿Del cambio al estancamiento? ¿De la apertura mental a la descalificación del pensamiento ajeno? ¿Del aceptar una simple teoría a rechazar hechos contundentes que la refutan rotundamente?

La verdad es que todo el movimiento psicoanalítico en su conjunto, es uno de los movimientos intelectuales más corrompidos de la historia.

Algunos sujetos son simplemente víctimas de este movimiento que, como la mayoría, a menudo dan por ciertas de manera instantánea muchas cosas que no tienen ningún fundamento, sólo por ser cosas que otros aceptaron antes. Otros, menos inocentes, son quienes contribuyen a diario a la corrupción del psicoanálisis por razones políticas y por opiniones indefendibles que continúan siendo repetidas, únicamente a causa de relaciones personales y consideraciones de carrera.

A continuación cito unas palabras pronunciadas por el reconocido psicoanalista Jaques Lacan poco tiempo antes de morir… palabras de un discurso que los psicoanalistas actuales no repiten, sino más bien, que prefieren no reconocer: “Nuestra práctica es una estafa, fanfarronear, hacer pestañear a la gente, deslumbrarla con palabras rebuscadas… Desde el punto de vista ético es insostenible nuestra profesión; es por eso que me enferma, porque tengo un Superyó como todo el mundo…. De lo que se trata es de saber si Freud es, sí o no, un acontecimiento histórico. Yo creo que fracasó en lo que quería hacer. Le pasó como a mí, e poco tiempo a todo el mundo el psicoanálisis le importará un carajo”.

Anuncios