Fuente: Wikipedia (inglés) / Wikipedia (español) / Facing history

El Movimiento Blanco y su brazo militar, el Ejército Blanco, también conocido como la Guardia Blanca, fue una confederación de fuerzas anti-comunistas que lucharon contra los bolcheviques durante la Guerra Civil Rusa de 1917 a 1923 y, en menor medida, siguieron operando tanto fuera como dentro de las fronteras rusas hasta terminada la Segunda Guerra Mundial.

El Movimiento Blanco se formo en la convulsionada época que rodeó a la masacre de la familia real rusa de los Romanov a manos del judío-mongol (hijo de judía y casado con judía) Vladímir Ilich Uliánov, más conocido como Lenin.

Generales de la nobleza, así como campesinos, comerciantes y soldados convencidos de la brutalidad sanguinaria y enfermiza perpetrada por los nuevos dirigentes judeo-bolcheviques, formaron espontáneamente milicias independientes con el objetivo restaurar la antigua gloria del imperio.

Una semana después del brutal asesinato del Zar Nicolás II, de su esposa Alejandra y de sus cinco hijos en manos de los bolcheviques en julio de 1918, los soldados del Ejército Blanco encontraron una copia de los Protocolos de los Sabios de Sion (documento que relata los planes judíos destinados a obtener el dominio hebreo sobre la humanidad) entre las pertenencias de la Zarina Alejandra. También descubrieron que ella había dibujado una esvástica en la pared de su calabozo. Para aquellos que apoyaban al zar estos descubrimientos tuvieron un gran significado.

Los historiadores han encontrado cartas que sugieren que la copia que tenía Alejandra de Los Protocolos fue un regalo que habría recibido justo antes de que la detuvieran. Sus cartas también sugieren que ella consideraba la esvástica como símbolo de buena suerte, al igual que muchas personas en aquella época.

Alejandra Fiódorovna Románova, esposa del Zar Nicolás, era de origen alemán, y como muchos alemanes a inicios del siglo XX, consideraba que la esvástica era un signo todo lo bueno, bello y noble. Dicha concepción de la esvástica como símbolo de lucha de lo ario contra las tendencias destructivas de los judíos era también popular entre las personas que apoyaban al Zar. El libro y la esvástica se convirtieron entonces en señales de la zarina para indicar que el Ejército Blanco estaba involucrado en una batalla épica contra el mal.

Entre los miembros del Ejército Blanco el antisemitismo estaba muy extendido. Esto causó terror entre judíos y filo-judíos occidentales, sobre todo porque los bolcheviques habían prohibido el antisemitismo y se les consideraba más progresistas entre el público americano y europeo.

Incluso Winston Churchill, que por aquel entonces era un político fracasado con ideas poco claras, advirtió al general Denikin del Ejercito Blanco que su “tarea para ganar apoyo en el parlamento inglés a favor de la causa nacionalista rusa sería infinitamente más difícil si se seguían recibiendo quejas ‘comprobadas’ de judíos en la zona de los Ejércitos Voluntarios”.

John Ernest Hodgson, un periodista británico que viajó con las tropas del Ejército Blanco, explicó qué: “Los oficiales y hombres del ejército depositaron toda la culpa de los problemas de su país en los hebreos. Sostienen que todo ha sido diseñado por cierta sociedad secreta grande y misteriosa de judíos internacionales quienes, siguiendo órdenes desde Alemania y recibiendo remuneración, han aprovechado el momento psicológico para arrebatar las riendas del gobierno”.

Los blancos se hallaban bajo la influencia espiritual de la Iglesia Ortodoxa, eran conservadores y aceptaban la autocracia ya que sospechaban de las “políticas modernas”. La mayoría de zonas bajo control de los generales blancos fueron administradas por sus antiguos funcionarios (expulsados tras la revolución) y por unos pocos militares con inclinaciones monarquistas.

Los Ejércitos Voluntarios fueron la formación más grande entre todas las milicias independientes y descentralizadas del Ejercito Blanco. Además de ellos, los Cosacos de Kubán se unieron también al Ejército Blanco aportando con hombres seleccionados entre campesinos y militares regionales. Y en 1919, los Cosacos del Don comenzaron a reclutar campesinos ucranianos a favor de los blancos.

En ese año (1919), entre mayo y octubre, los Ejércitos Voluntarios crecieron de 64.000 a 150.000 soldados y poseían mejores suministros que su contraparte roja. El Movimiento Blanco tuvo acceso a varias fuerzas navales, en especial una flota en el Mar Negro. Las fuerzas aéreas de los blancos contaban con la colaboración del as ruso de la aviación Alexander Kazakov, quien luchó por el Zar durante la Primera Guerra Mundial.

Tras duras batallas los rojos, apoyados por hordas de mongoles y asiáticos, derrotaron finalmente a los nacionalistas rusos del Movimiento Blanco, quienes se exiliaron en diversos países del mundo, principalmente en Inglaterra, Francia, Estados Unidos y Alemania; donde siguieron propagando sus ideas hasta concluida la segunda guerra mundial.

Durante la Segunda Guerra Mundial muchos veteranos del Ejercito Blanco se unieron a las Waffen-SS en las zonas rusas ocupadas por el ejército alemán como las SS Sturmbrigade RONA (Russkaya Osvoboditelnaya Narodnaya Armiya o Ejército de Liberación Nacional de Rusia), el cual se transformó luego en el Ejército Ruso de Liberación (Russkaya osvoboditelnaya armiya o ROA) al unirse a militares soviéticos desertores del régimen comunista.

La gloria del Ejercito Blanco será siempre recordada por su indomable cruzada en defensa de los valores del pueblo ario, de la raza blanca y de la cultura europea. Y por su encarnizada lucha contra la degeneración corrosiva del mestizo hebreo sin patria ni ideales.

Anuncios