Fuente: Metapedia

La “discriminación positiva” o “acción afirmativa” es el término que se da a la acción de dar preferencias y privilegios en el acceso o distribución de bienes, recursos o servicios, a un determinado grupo social minoritario, generalmente inmigrantes, en perjuicio del resto de la población autóctona de raza blanca, bajo el pretexto de “mejorar la calidad de vida y compensar a grupos desfavorecidos en el pasado”. La discriminación positiva tiene como resultado el decrecimiento del nivel de vida de las familias blancas y, por consecuencia, la disminución de la población blanca.

Los términos “discriminación positiva” y “acción afirmativa” son eufemismos para disfrazar una discriminación contra la población autóctona y su verdadero propósito es dar legalidad al racismo antiblanco. Al ser legal no es llamada “racismo” por ninguna de las instituciones involucradas en el etiquetado social. Este racismo antiblanco no consta como racismo, pero lo es. La discriminación positiva en función de la raza o de la etnia entra en contradicción con los fundamentos de sociedades que se dicen respetuosas del principio de igualdad.

Hay quién niega que la discriminación positiva es una práctica racista. Pero hay que ser muy estúpido o tener intereses concretos como beneficiario directo o agente intermediario, destacando aquí la amplitud de las subvenciones a lobbies involucrados en la discriminación positiva. Mediante esta política se reparten recursos que son limitados (trabajo, educación, salud), por lo que toda discriminación positiva a favor de un grupo racial o étnico concreto conlleva necesariamente una discriminación negativa contra otro.

Este tipo de discriminación se impone en las sociedades “democráticas” en nombre de los derechos civiles, a pesar de que consiste precisamente en una violación de los mismos. En la discriminación positiva la adquisición de empleos, promociones laborales, escolares, o admisiones universitarias no se basa en las aptitudes, capacidades o conocimientos de los aspirantes, sino sólo en el grupo social al que se pertenece, no importando el nivel de cualificación o aptitud, lo cual evidentemente representa una tremenda injusticia.

La discriminación “positiva” por muy positiva que sea no deja de ser discriminación, ya que siempre alguien resultará discriminado por la reparación de una supuesta “injusticia histórica” de la que no se beneficia y de la que no es responsable. Y aun si estas injusticias históricas fuesen reales, no justifican las injusticias que genera la discriminación positiva, reduciéndose el asunto simplemente a una acción de venganza.

Los medios afirman que las minorías talentosas se ven limitadas en sus éxitos debido al racismo. Sin embargo, en los Estados Unidos se puede comprobar cómo los más perjudicados por la acción afirmativa resultan ser los blancos que representan la mayoría de la población, mientras que los más beneficiados son los judíos que representan tan sólo el 2% y los negros que son el 15%.

Esto también desmiente el mito de que los judíos tienen los puestos más importantes y controlan los medios porque son más capaces, en realidad esto se debe a la preferencia, influencias y apoyo que se dan entre ellos. Las empresas incluso reciben bonificaciones al aplicar la discriminación positiva contra los blancos. No es de extrañar que existan judíos interesados en defender la discriminación “positiva” alegando supuestos “privilegios blancos” justamente con el fin de mantener los privilegios judíos.

A pesar de que estos programas denominados “antirracistas” dan preferencias y privilegios en base a la raza y por ello son racistas en sí mismos, los que se oponen a ellos, fuera de toda lógica, son tachados injustamente como “racistas” por el sistema. En la sociedad anglosajona pueden existir escuelas exclusivas para negros y becas para una “minoría” determinada a las cuales los blancos no pueden acceder, pero si existiesen escuelas o becas sólo para blancos sería “racismo”. De acuerdo con las reglas del sistema los privilegios de cualquier “minoría” son derechos, los derechos de los blancos son privilegios.

Anuncios