Los enemigos de la raza blanca buscan justificar la inmoralidad porque nos odian y nos envidian. Ellos desean dominar la humanidad y la raza blanca es la única capaz de detenerlos. Para anular nuestro natural anhelo de libertad y felicidad nos inundan diariamente con sofismas que nos hagan creer que vivir en el vicio es lo más deseable.

Ningún pueblo, por más primitivo que sea aceptaría comportamientos que destruyen su comunidad. Los judíos son los principales promotores de ideas falsas entre la población europea pero al mismo tiempo se niegan a implementarlas en su estado colonialista y genocida llamado Israel.

Las propuestas de los enemigos de nuestra raza poseen explicaciones puramente teóricas porque es evidente que de ser aplicadas corrompen y terminan por exterminar a la sociedad que las aplica. Europa, en un arrebato de estupidez y engañada con bonitas frases judías ha comenzado el camino de su propia extinción.

El comportamiento natural de los judíos es siempre el abuso de quienes dependen de ellos. Su amor al dinero elimina todo escrúpulo que les impida explotar a los gentiles. El judío exige constantemente mayor esfuerzo por parte de los demás, pero jamás recompensa justamente el trabajo de otros… y siempre pretende sacar ventaja.

No nos dejemos engañar, ese comportamiento connatural a los judíos es el que dio lugar al capitalismo moderno. Pero como el pueblo Ario no puede soportar el abuso, el judío inventó una forma de canalizar ese descontento y lo llamó comunismo. Felizmente el comunismo nunca logró el éxito deseado en Europa.

La intención era que los trabajadores oprimidos culpasen a los gobiernos y no a los judíos dueños del poder más allá de las naciones. Los obreros del pueblo debían unirse para derrocar a los gobiernos nacionales y entregarle luego el control absoluto a un reducido grupo de ideólogos que por casualidad eran siempre judíos.

El plan comunista solo fue efectivo primero en Rusia debido que los cogió a todos desprevenidos. Pero luego de conocerse sus perversas intenciones, los comunistas solo tuvieron éxito en países subdesarrollados del tercer mundo. Los europeos Arios prefirieron luchar por su patria y por su pueblo.

Al notar su fracaso los enemigos de la civilización occidental montaron una estrategia más complicada. Los judíos tuvieron más de mil años para darse cuenta de sus errores. Y fracaso tras fracaso pasaron de la agresión directa a la agresión económica y por último a la agresión cultural, este último sistema sí les funcionó.

El comunismo ya vino de la mano con el ateismo. Los ateos postulan sin ninguna prueba que Dios no existe afirmando que Dios no es Dios porque permite la maldad, sin entender que lo que llaman “mal” es parte del plan de Dios. El objetivo real del ateismo no es demostrar la inexistencia de Dios sino la inexistencia de valores.

De allí que se fijen siempre en las actitudes de los malos cristianos aunque al mismo tiempo sean incapaces de criticar los abundantes crímenes judíos. Se basan en teorías fraudulentas y sin pruebas como las del evolucionismo darwiniano. Y repiten los discursos del orate esquizofrénico y anti-germano llamado Nietzsche.

El objetivo final del ateismo es hacernos creer que como Dios no existe, entonces tampoco existe un orden preestablecido para el comportamiento humano. Según los ateos somos animales que deben luchar por satisfacer sus instintos y para conseguirlo se nos puede permitir de todo. Irónicamente el estado de Israel se basa en la religión.

Muchos ateos ingenuos creen sinceramente que Dios no existe porque son incapaces de sentirlo como el ciego es incapaz de ver. Ellos afirman que no es necesario creer en Dios para comportarse moralmente bien. Y lo que dicen es cierto, pero al mismo tiempo demuestran que hay “algo más” en nosotros que nos hace actuar moralmente.

Los judíos planean diseminar la inmoralidad en nuestras tierras mediante ideologías falsas. La primera de ellas es la liberación sexual. Promueven la promiscuidad y diversas psicopatías sexuales como si fuesen una expresión de libertad. El homosexualismo es la enfermedad sexual más promocionada por la judería.

Hoy nos quieren hacer ver como algo normal la prostitución, la pornografía, la pedofilia y el bestialismo. En realidad estas perversiones son demasiado comunes entre los judíos. Es por ello que gran parte de su libro sagrado, el Talmud, esta destinado a justificar estos comportamientos.

La gente que anda completamente distraída y fuera de la realidad como producto de sus adicciones sexuales no tiene la capacidad de responder ante los abusos perpetrados por el judaísmo. El único interés del judío es obtener más poder sobre los demás, incluido el poder sexual, y desde siempre ha promovido el vicio entre otros y entre los suyos.

Pero solo recientemente se dió cuenta de que si convencía a los gentiles de que la depravación era “buena” no solo aumentaría sus ganancias dedicadas al negocio del vicio, sino que podría distraer al hombre Ario que busca siempre la justicia, la belleza y la verdad, y que para alcanzarlas esta obligado primero a luchar por su libertad.

Las otras dos ideologías que aplica el judío para exterminar al hombre blanco son mucho más recientes. Estas son el feminismo y el multiculturalismo. Estas dos formas de comportamiento son absolutamente contrarias a todo razonamiento normal y atentan contra el sentido común. Solo los países esclavizados por judíos las aplican.

El feminismo afirma que la mujer debe ser como el hombre. Por lo tanto debe salir a trabajar y descuidar a sus hijos. Además, como los hijos son un estorbo, es mucho mejor para las feministas no tener hijos jamás. Según estas ideas radicales las mujeres no deben casarse y ni siquiera enamorarse de un hombre porque él las maltratará.

El feminismo parte del concepto de que todos los hombres son malos así como el racismo anti-blanco (llamado anti-racismo) presupone que todos los blancos son malos. Pero si todas las mujeres adoptan el estilo de vida feminista, no solo engendrarán hijos únicamente para ser adoctrinados por el estado, sino que sin hijos nuestra raza se extinguirá.

El mestizaje tampoco es aceptado por ninguna sociedad, porque implica el ingreso a nuestros países de otras razas y de otras culturas. Y no estamos hablando solo de tener hijos con otras razas, estamos hablando de mestizaje cultural y colonización.

El mestizaje cultural es una forma de dominación donde un pueblo destruye a otro imponiéndole sus costumbres que son casi siempre ajenas al espíritu del pueblo invadido. Pero los enemigos de nuestra civilización nos venden la idea de que el mestizaje, la inmigración y la pérdida de nuestra cultura son cosas buenas y deseables.

Nos dicen que al mezclar nuestros avances con la “vibrante cultura” de otras etnias, nuestros países tendrán la suma de ambas culturas con los mejores aportes de cada una. La verdad es que no hay mejor cultura que la Aria y los demás poco o nada pueden aportar. Además el multiculturalismo ha demostrado ser un fracaso.

Los inmigrantes nunca están dispuestos a adoptar nuestras formas de vida y solo pretenden aprovecharse de lo que nosotros hemos logrado con esfuerzo e ingenio. En general solo llegan con modos de vida degenerados donde el robo, la violencia, la extorsión, la hipocresía y el engaño son parte de sus vidas.

Los crímenes cometidos por no-blancos son infinitamente mayores que los cometidos por gente de raza blanca. Las violaciones cometidas por árabes y negros contra mujeres blancas son cada vez mayores aunque el porcentaje de blancos que violan negras es prácticamente cero. Si esto hereda nuestra cultura ¿que heredará un hijo mestizo?

Estas son, concisamente enumeradas, las armas ideológicas utilizadas por los enemigos de nuestra civilización. Espero que estos textos puedan abrirles los ojos a muchos sobre los verdaderos objetivos de cierta propaganda ideológica difundida por escuelas, universidades y medios de información y entretenimiento.

Cuando veas en alguna película a un negro conviviendo pacíficamente o a un blanco desalmado maltratando a los demas, ponte a pensar dos veces si eso es verdad y cuales son las verdaderas intenciones de sus autores. Cuando quieran convencerte con ideas contrarias a tu moral, alza la mirada y enfrenta sin miedo sus mentiras.

Anuncios