Libertad humana es la capacidad de actuar sin ser manipulado por otro ser humano. La manipulación puede lograrse mediante el uso de la violencia o el engaño. La violencia crea mártires y es poco efectiva, el engaño es más útil.

El engaño es logrado presentando como deseable algo indeseable. La satisfacción ilimitada de los instintos es presentada como algo deseable. Pero la satisfacción ilimitada de los instintos NO es deseable por varios motivos.

Si solo se busca la satisfacción anulando la racionalidad se genera caos social, como en las sociedades dominadas por negros. Si se usa la razón solo para buscar la satisfacción se genera inmoralidad, común en los asiáticos.

La satisfacción de los instintos en su justa medida es necesaria. Pero dedicarse solamente a satisfacer los instintos provoca frustración. El hombre blanco necesita actuar con honor y empatía para sentir verdadera satisfacción.

Existen grupos de poder que desean también satisfacer sus instintos animales. Esos grupos son capaces de provocar guerras y generar pobreza solo para complacerse. Y los medios de comunicación aplican la agenda establecida por esos grupos de poder.

En los medios se promueve constantemente el homosexualismo, el feminismo y otras perversiones similares. El homosexualismo coloca el placer sexual como fin supremo. El feminismo apela a los deseos de confort material en las mujeres.

El objetivo de los grupos de poder es desviar nuestra atención para evitar ser señalados. Obsesionados por satisfacer nuestros instintos deberíamos olvidarnos de criticarlos. Pero la frustración que generan es una bomba de tiempo pronta a estallar.

Han querido presentar como libertad algo que en realidad anula nuestra libertad. No existe verdadera libertad cuando nos inducen actuar mediante el engaño. Y mucho menos es libertad si con ese engaño intentan esclavizarnos.

Anuncios