Sacrificar la verdad para evitar herir los sentimientos de algunos individuos no es moralmente aceptable. Y mucho menos si los sentimientos que se toman en cuenta son únicamente los de un grupo particular.

Este pensamiento débil y afeminado llamado políticamente correcto pone los sentimientos de los negros por encima de la verdad. Pero al mismo tiempo la mentada corrección política no cesa de atacar a los blancos.

Blancos y negros no somos iguales. Hasta se podría decir que, a parte de ciertas similitudes fisiológicas, somos más bien opuestos. Siendo el intermedio la raza amarilla y la gran variedad de mestizajes posibles.

Es común escuchar cómo los negros sobresalen en deportes, música y baile. E incluso se les adjudican ciertos inventos occidentales. Pero eso solo es parte de la falsa propaganda destinada a elevar su autoestima racial.

Quienes hablan de supremacía negra en los deportes solo toman en cuenta las carreras del atletismo y el baloncesto norteamericano. Olvidan disciplinas de blancos como la equitación, natación, gimnasia, esquí, fútbol y muchas más.

Tampoco se puede comparar los logros de la música negra popular con obras de autores blancos como Bach, Vivaldi, Wagner o Haendel, entre otros. Incluso la música actual que se cree de origen negro es en realidad blanca.

El blues, que se adjudica a los negros norteamericanos proviene en realidad de las islas británicas. La famosa tonada Greensleeves que data de siglo XVI es una muestra. La supuesta innovación negra fue usar la guitarra de origen español.

La primera grabación de jazz fue Livery Stable Blues de la banda Dixieland Jass Band en 1917. Nick Larocca, miembro de la banda, de raza blanca, es considerado el inventor del jazz y así lo demuestra su música.

El rock and roll es un blues acelerado fusionado con música country, de origen irlandés y exclusiva de gente blanca. Move It On Over, de 1947, del blanco Hank Williams es el primer ejemplo de rock and roll.

El rap hoy va ligado a una carga ideológica negra. Pero en todo el mundo a lo largo de la historia se han recitado rimas rítmicamente. En 1927 Evert Taube realizó la primera grabación conocida titulada Kinesiska Muren

La guitarra eléctrica fue inventada por George Beauchamp y Adolph Rickenbacker, ambos blancos. La batería es un aporte de Wilhelm F. Ludwig, también blanco. Y el órgano electrónico fue creado por otro blanco, Laurens Hammond.

De igual manera, particularmente en los Estados Unidos, se suele hablar de inventores negros que nos entregaron los semáforos y los ascensores, los bancos de sangre y las máquinas de escribir, y demás mentiras.

Lo curioso de estos negros es que todos son norteamericanos y corresponden a la época que va de fines del siglo XIX a inicios del siglo XX. Esto se debe al sistema adoptado entonces por los Estados Unidos para promover la investigación.

Cualquiera que modificase, aun mínimamente, un invento preexistente, tenía derecho a inscribir su patente. Y ni siquiera era necesario que el invento funcionase. De ahí que esos afamados inventores negros tengan todos sus patentes.

Ningún historiador serio toma en cuenta las afirmaciones sobre inventores negros. Pero en las escuelas públicas se enseña incluso que personajes conocidos por su raza blanca, como Cleopatra o Aníbal, eran de raza negra.

Esto se ve reforzado por la propaganda mediática presentada en canales aparentemente científicos como Discovery, History o NatGeo. Donde se confunde a los negros sub-saharianos con los caucásicos que conquistaron el norte de África.

Sin ninguna prueba nos quieren hacer creer que el antiguo Egipto fue creado por negros, cuando la totalidad de pinturas y esculturas demuestran lo contrario. Y nos engañan al decir que el general cartaginés Aníbal dejó de ser blanco por nacer en África.

Todas estas deformaciones de la historia se deben a que la corrección política no posee fundamentos científicos para calmar la envidia y los sentimientos de inferioridad del negro. Es por ello que constantemente recurren al mundo del entretenimiento.

Vemos textos presentados como históricos, como el famoso libro Raíces del autor negro Alex Haley, donde relata la vida del esclavo negro Kunta Kinte, personaje principal de la obra, de quien el autor afirma ser un legítimo descendiente.

Resulta que Haley no escribió el libro y Kunta Kinte nunca existió. Así como tampoco existieron dioses nórdicos de raza negra, como se presenta en alguna película manufacturada por judíos. Y así la lista de mentiras puede continuar.

En general los negros son presentados como seres amables y alegres que tratan de disfrutar la vida sin estorbar a nadie. Pero nada está más lejos de la realidad. Cualquiera que haya conocido de cerca a esta raza sabe que un buen negro es improbable.

La mayoría de criminales son negros. El cociente intelectual de los negros nunca supera los 80 puntos como promedio, lo que es 20 puntos menos que la media mundial. Y en general las costumbres y hábitos del negro son opuestos a los del blanco.

Desde que las primeras pruebas de inteligencia fueron realizadas, a inicios del siglo XX, la diferencia entre los puntajes de negros y blancos resultó evidente. Se argumentó entonces que los negros eran brutos por que no los dejaban ser inteligentes.

La excusa parecía creíble, el triste negro oprimido era en realidad muy inteligente, pero el racismo y la discriminación no le permitían manifestar su genio. Un siglo después, tras haber sido completamente igualados, siguen igual de brutos.

Los chinos que llegaron a Norteamérica, también discriminados y sin conocer nada de este país, obtuvieron desde el inicio puntajes similares a los de los blancos. La inteligencia no se relaciona con las opotunidades sino que es una característica natural.

En todo caso, si los negros fuesen tan inteligentes, habrían inventado la rueda, la escritura, las construcciones de piedra, y África estaría llena de ejemplos. Pero hay tribus en África que ni siquiera conocen el fuego y comen carne cruda.

Los negros deben colgarse de la gloria de otros, como de la civilización egipcia, para sentirse más. Este sentimiento real de inferioridad es aprovechado por todo tipo de judíos, principalmente para tener carne de cañón dispuesta a morir por ellos.

Los judíos odian la cultura occidental por el concepto de honor propio a los blancos. Los judíos no soportan que los señalen por no cumplir sus promesas, por maltratar a otros solo para sentirse superiores y en general por ser inmorales.

Es por ello que los judíos buscan soliviantar a los negros contra los blancos, para así poder dirigirlos de acuerdo a sus intereses. Los asesinatos por motivos raciales son la principal causa de ataques de negros contra blancos.

En el año 2009 los negros representaban más del 50% de la población carcelaria estadounidense, los blancos rondaban solo el 10%. Y esto teniendo en cuenta que los blancos forman el 70% de la población del país en tanto que los negros solo son un 10%.

Los países dirigidos por negros han demostrado ser verdaderos fracasos. Cuando los franceses fueron expulsados de Haití en 1804, los negros tomaron el control de la prospera nación. Dos siglos después el país sigue en caos.

Un ejemplo más reciente es Sudáfrica que en tiempos de separación racial era modelo de desarrollo. Con la llegada de los negros al poder la delincuencia, la corrupción y la falta de desarrollo es evidente.

Y es que la raza es mucho más que el color de la piel. Los negros no solo poseen más melanina tanto en órganos externos como internos. Ni tienen solo narices más anchas, labios más gruesos, cráneos más pequeños y sudores más hediondos.

Los negros también se hallan siempre involucrados en homicidios, violaciones, fraudes, crímenes de odio racial, disturbios y pandillaje. Esto se debe a que los negros poseen menor empatía, menor inteligencia y mayor impulsividad.

Esta realidad ha hecho que se intente distorsionar las estadísticas criminales haciendo, por ejemplo, que los blancos sean encarcelados por crímenes de odio racial por actuar en defensa propia contra negros que los atacan.

Los grandes medios de comunicación masiva, dominados por judíos, suelen obviar el origen racial de la mayoría de criminales presentados en las noticias. Pero si el culpable es blanco se hace eco de su origen racial en todas las formas posibles.

Los judíos que participan en actos criminales suelen ser presentados como blancos. Si un político o banquero judío es descubierto en actos de corrupción se le hace pasar por blanco, pero si el mismo judío es agasajado, entonces sí es judío.

Pero la peor parte se la lleva la masa blanca idiotizada que sigue el discurso de corrección política inventado por los grupos judíos que pretenden disolver la raza blanca. Porque son ellos los últimos culpables de su propia destrucción.

Cualquier negro con su poca inteligencia sabe que los blancos se comportan de manera sumisa con ellos. Y no dudan en aprovecharse de eso. Ellos saben que pueden obtener muchos beneficios reclamando siempre más y más.

Los blancos que han sido educados desde niños con todas estas mentiras políticamente correctas se sienten culpables de la esclavitud y la discriminación, y están siempre dispuestos a darles a los negros lo que les pidan.

La discriminación positiva obliga a los empleadores a contratar negros y a las escuelas y universidades a aceptar negros por más torpes que resulten. Y las mujeres blancas sienten que su responsabilidad es meterse con negros y destruir su raza.

Pero las mujeres que están con negros tienen mayor riesgo de de ser abandonadas con sus hijos, de contraer enfermedades de transmisión sexual, de ser golpeadas y maltratadas, y muchas de ellas terminan siendo asesinadas.

Los negros no son iguales a los blancos, las diferencias son obvias. Los hijos mestizos tienden a tomar las características dominantes de la genética negra. Pero si no son suficientemente negros serán rechazados por todos.

Los negros dentro de una sociedad occidental siempre serán inferiores. Pero dentro de sus propias comunidades pueden ser lo que deseen. La separación es lo mejor para todos. No se trata de odios ni rencores sino de buscar el bien común.

Los niños se juntan con otros niños así como los adultos buscan a otros adultos, y a nadie jamás se le ocurrió que los padres odien a sus hijos por ser unos adultos y otros niños. La gente se une por intereses comunes ya sean musicales o deportivos.

Y la raza blanca no solo tiene en común el color de la piel, posee además la cultura que ha creado, la creatividad que ha demostrado y la moral que nos caracteriza. Y eso ha sido tan valioso para todos en este planeta, que no debemos dejar que muera.

Fuentes: Aryan Nations / Stormfront / The White Voice / Tightrope / Counter Currents / Stormfront Forum / Wikipedia

Anuncios