Técnicamente el término antisemita significa estar en contra de los descendientes del personaje bíblico llamado Sem. Aunque la palabra semita ha sido también aplicada por la lingüística para referirse a la familia de lenguas como la hebrea o la árabe.

Sem fue el hijo predilecto de Noe y según los judíos ellos son sus descendientes. La Biblia no hace referencia al pueblo árabe ya que éste no existía en aquella época, y de ningún modo habla de los idiomas similares al hebreo.

Es por ello que aquí hablo en sentido estricto, y afirmo sin lugar a dudas que estoy totalmente en contra de los semitas, es decir de los que por su religión se creen descendientes de Sem. En palabras sencillas: los judíos.

Soy antisemita porque la religión judía y la cultura creada a su alrededor está basada en el odio. Porque todos los judíos, sionistas o no, se consideran a si mismos con derechos divinos para dominar al resto de la humanidad.

Soy antisemita porque los judíos infiltrados en nuestros gobiernos han convertido a la policía en una fuerza que solo protege sus intereses. Y han transformado a nuestro ejército en invasores y asesinos a su servicio.

Soy antisemita porque son judíos en puestos de poder quienes bajo palabrería y tretas económicas nos oprimen con impuestos, multas y penalidades; aumentando los costos de vida y reduciendo los beneficios sociales, todo para llenar sus bolsillos.

Soy antisemita porque, mientras ellos se viven a lo grande, la gran mayoría vivimos en una moderna esclavitud, nos despertamos demasiado temprano, llegamos tarde a casa, trabajamos en algo que no nos gusta, y todo por míseras remuneraciones.

Soy antisemita porque son empresas dirigidas por judíos las que promueven la depravación mediante la excesiva sexualidad en los medios masivos, la pornografía, el homosexualismo y la prostitución esclavista.

Soy antisemita porque los judíos idolatran la muerte mediante la promoción del aborto, la eutanasia, las vacunas y medicinas innecesarias, los organismos genéticamente modificados y todos los químicos nocivos que se añaden a nuestros alimentos.

Soy antisemita porque los noticiarios televisivos y los periódicos impresos controlados por judíos llegan a millones de personas con totales y evidentes mentiras, destinadas únicamente a promover sus intereses y desprestigiar a sus opositores.

Soy antisemita porque la televisión, las películas, la literatura y la música, controladas por judíos, nos incitan a vivir interesados en banalidades como la moda, las tendencias pasajeras o la vida privada de algún actor o deportista intrascendente.

Soy antisemita porque son los mismos medios judíos de entretenimiento y sus secuaces en nuestros gobiernos los que inoculan el veneno del multiculturalismo y la mezcla racial, promoviendo la inmigración únicamente en países de mayoría blanca.

Soy antisemita porque los judíos, enquistados en el poder político y económico, generan guerras en todo el mundo y luego pretenden que solo los países blancos acepten a todos los refugiados y desplazados de las más diversas nacionalidades.

Es por eso que soy antisemita, y si por algo más que nada en el mundo estoy en contra de los judíos, sepan todos que NO es por odio, sino por amor a mi gente, a mi pueblo y a mi raza, que día a día se hunde más en esta fosa que todos hemos cavado.

Por eso soy antisemita, y por eso voy a luchar siempre contra el judío, ya sea escribiendo artículos en internet o peleando en las calles. El objetivo es uno y el mismo, la supervivencia de la raza blanca.

Fuente: Digger for truth

Anuncios