Es increíble el poder de los medios masivos de comunicación para manipular emocionalmente a la población europea. Por un lado sale el papa desde el vaticano instando a los católicos a aceptar refugiados de la guerra en Siria. Por otra parte aparecen líderes europeos dando beneficios a la inmigración de esos refugiados.

Supuestamente todo comenzó por la indignación que produjo la foto de un niño varado en las costas turcas, luego de ahogarse al hundirse la embarcación en la que huía con su familia de la terrible guerra. Ese es el argumento simplista que presentan los grandes medios para convencer a la masa aborregada de oyentes.

Pero analizando la situación vemos como se venía gestando esta ditirámbica conmoción popular. Ya que semanas antes se había encontrado una furgoneta repleta de cadáveres que supuestamente pertenecían a inmigrantes muertos en su “glorioso” intento de llegar a Europa. Y ese es tan solo una entre otras noticias similares que prepararon el terreno.

Personalmente no siento ninguna simpatía por estos refugiados, ya que escapar de la guerra y no apoyar a tu pueblo y a tu nación es símbolo de cobardía. El mejor ejemplo de honor es el que nos mostraron los niños y adolescentes alemanes al defender Berlín hasta las últimas consecuencias cuando ya finalizaba la segunda guerra mundial.

Millares de palestinos se niegan a salir de sus territorios y mueren defendiéndolo, al igual que lo hacen millones de sirios. Entonces surge la pregunta: ¿de donde salen tantos refugiados? Y la respuesta es simple, ya que se ha reportado casos hasta jocosos de negros subsaharianos que dicen ser refugiados sirios para entrar en Europa.

Otros innumerables refugiados de las guerras en Libia, Irak o Afganistán aprovechan el pánico y pretenden invadir el viejo continente valiéndose de esta ola de conmiseración, cuando en realidad solo quieren sacar provecho. Mientras tanto nadie habla de las incontables víctimas de la guerra en Ucrania, simultánea a esta guerra siria.

Entonces seamos sinceros. Los más beneficiados de toda esta patraña sentimentalista son los judíos. En primer lugar, y como es evidente, se continúa con la destrucción sistemática de la raza blanca mediante el ingreso indiscriminado de extranjeros. Y en segundo lugar se comienza a crear pánico para intervenir directamente en Siria.

Este segundo punto no es tan evidente, pero tras la apertura con brazos abiertos que se hizo desde Alemania para que los “pobres” refugiados ingresen sin más a aquel país, desde casi el mismo instante comenzó a circular el rumor de que terroristas islámicos se hacían pasar por refugiados para cometer atentados en Europa.

Se crea así la dicotomía de refugiados buenos y terroristas malos. Porque lo que realmente se desea es despoblar los territorios colindantes con la colonia judía de Israel, enviar a todos sus habitantes a Europa y permitir que los sionistas se apoderen de esas tierras. Al final el plan talmúdico de dominio mundial es el que guía estos sucesos.

Los judíos con sus aliados, o más bien marionetas, en los gobiernos de Norteamérica, Europa y Oriente Medio, pretenden desatar una supuesta guerra contra el terrorismo islámico, cuando lo que realmente harán es lo mismo que han venido haciendo, es decir atacar a los pueblos y líderes que defienden su patria de la invasión hebrea.

Es sabido por todos que los Estados Unidos han creado, financiado y armado a casi todas las agrupaciones terroristas que súbitamente aparecen luchando por el dominio islámico contra los gobiernos que se oponen a Israel. Luego son los mismos Estados Unidos los que se lanzan a “derrotar” a estos grupos cuando lo que realmente hacen es apoyarlos en derrocar a los legítimos gobernantes y sustituirlos por otros serviles al sionismo.

Ahora, lo que también todos saben, pero nadie quiere decirlo, es que los altos cargos en los Estados Unidos de Norteamérica están copados por judíos. Y por lo mismo todos los líderes políticos, mediáticos y demás, obedecen a ocultos intereses talmúdicos. Entonces nos preguntamos: ¿hemos perdido la batalla contra esta raza de víboras?

La respuesta es un rotundo NO. Si bien es cierto que muchos hombres y mujeres de raza blanca se han dejado llevar por el sentimentalismo del discurso y las imágenes, también es cierto que son hombres y mujeres blancos los que en primer lugar ponen al descubierto todas estas farsas judías. Sigamos adelante hasta que su máscara caiga.

Fuentes: Northern truth seeker / News, Views, and Nonsense / Veritas liberavit vos

Anuncios