Una mentira aquí, otra mentira allá, y podemos convertir una media verdad en una falacia total. Ahora, repasemos un poco de historia norteamericana. Se dice que cuando llegaron los colonizadores europeos a Norteamérica (españoles, franceses e ingleses) inmediatamente comenzaron a masacrar indígenas mientras los despojaban de todas sus riquezas.

Vamos a ver cuan cierto puede ser este mito. Para empezar debemos mencionar el articulo publicado el 23 de octubre de 2014 por la revista Nature, con el título “Pre-Columbian mycobacterial genomes reveal seals as a source of New World human tuberculosis” donde se demuestra que la tuberculosis fue llevada desde África al nuevo mundo entre los años 750 y 1350 de nuestra era, transportada por focas y leones marinos.

Del estudio de la revista Nature se deduce que la terrible viruela no fue la principal causa de la muerte de nativos, sino la tuberculosis africana. Esta enfermedad habría viajado desde el África hasta las costas sudamericanas y desde allí, luego de largas travesías mediante sus portadores humanos, habría llegado a Norteamérica, donde produjo la muerte de miles de nativos.

Gracias a los estudios realizados sobre los restos hallados de tribus indígenas norteamericanas se puede saber que el 90% de la población nativa murió pocos años antes de la llegada de europeos a tierras americanas. Ningún perverso hombre blanco los infectó. Es altamente probable que esas muertes fueron causadas por la tuberculosis africana y no por la viruela europea.

El mito de la viruela, donde se afirma que los blancos mataron millones de nativos entregándoles frazadas envenenadas con el virus, se desprende de una realidad histórica. El comandante británico Lord Jeffrey Amherst odiaba a muerte a los primitivos, salvajes y crueles nativos norteamericanos. En un ataque de ira, durante un doloroso y estresante sitio al Fuerte Pitt, sugiere que los indios sean infectados con viruela.

Pero pongámonos en su lugar. Él era un hombre nacido en Inglaterra. Bajo un dominio sionista, pero que a pesar de todo aun mantenía ese viejo legado europeo del honor y la lealtad. Ser fiel a los tratos era parte de su vida. Los indígenas hicieron un traro con él y con los británicos. Se comprometieron a dejar de apoyar a los franceses y servir a los ingleses cuando estos últimos (los ingleses) comenzaron a ganar más y más posiciones.

Es evidentemente obvio y sin lugar a dudas (debido a la conducta ladina del indio) que los nativos apoyaron a los ingleses porque vieron que con los franceses ya no tenían futuro. Pero los franceses les daban armas y comida. Y los ingleses no recibían suficiente apoyo económico de la corona como para entregar los mismos beneficios. Entonces los indios faltaron a su trato y Jeffrey Amherst se sintió traicionado.

Existen cartas y diarios que demuestran que el “perverso” plan de Amherst (que nunca tuvo efecto) para matar pieles rojas SI se llevó a cabo. William Trent afirma en sus diarios que el capitán Ecuyer realmente entregó frazadas infectadas con viruela, el 24 de junio de 1763, a los líderes indígenas Cabeza de Tortuga (Turtleheart) y Mamalty (Mamaltee). Lo curioso es que un mes y dos días después (el 26 de julio de 1763) ambos líderes nativos indígenas acudieron muy saludables al fuerte Pitt a firmar un acuerdo con los ingleses. En conclusión, la viruela nunca infectó a los indios americanos.

Fuentes: Beyond Highbrow / Metapedia / UMASS / Nature

Anuncios