Si el feminismo busca la igualdad ¿por qué no vemos una representación igualitaria de los problemas de ambos géneros? Y por qué no vemos feministas quejándose sobre los beneficios que las mujeres tienen sobre los hombres en ciertas situaciones.

Apuesto a que muy pocos saben que entre 100.000 y 140.000 hombres son violados en las prisiones de Estados Unidos anualmente. Son más hombres que mujeres víctimas de violación cada año en los Estados Unidos, sin embargo, las feministas guardan silencio.

Casi la mitad de las víctimas de abuso doméstico en Estados Unidos y Canadá son hombres, pero no existen refugios para ellos, no tienen programas de defensa legal, y tampoco tienen asesoramiento ni atención jurídica subsidiada. A pesar de conformar casi la mitad casos ellos simplemente son ignorados.

Los hombres representan el 80 por ciento de suicidios, el 92 por ciento de muertes laborales, el 97 de muertes durante las guerras y el 77 por ciento de víctimas de homicidio.

Los hombres son tratados como objetos, maltratados y obligados a cumplir ridículos estándares sociales, igual que las mujeres. Aun así las feministas continúan con el argumento de que todos los hombres son privilegiados y todas las mujeres son abusadas y oprimidas.

Sin embargo, como mujer, es casi seguro que gane la custodia de mis hijos en caso de divorcio. Yo recibiría menos de la mitad de la condena que un hombre por el mismo crimen. Y si acuso a alguien por violarme me tomarían en serio y nadie se reiría de mí por no ser suficientemente masculina.

Con una rápida búsqueda en internet puedo encontrar refugio cercano si sufro una agresión de mi pareja. Como mujer, es más probable que obtenga un trabajo en el Gobierno o en el Ejército, a pesar de no estar calificada, solo para que cumplan con una cuota de igualdad. También es más probable obtener un lugar en una universidad solo por mi género.

Así que, si el feminismo de verdad buscara la igualdad, veríamos a las feministas protestar por los 140.000 hombres violados, y las veríamos cuestionando por qué las mujeres reciben la mitad de condenas que reciben los hombres por el mismo crimen.

Aun así, no vemos la misma representación de los problemas de hombres y mujeres. A pesar de lo que se pueda pensar, el feminismo no es sinónimo de igualdad. No intento decir que los hombres tienen más problemas que las mujeres, pero ambos géneros tienen problemas.

Argumentar que el feminismo busca la igualdad, y que no solo representa los problemas de un género, simplemente es ridículo. Esta es la razón por la que no soy feminista. No lo soy porque creo que ambos géneros deben ser tratados igualmente y sus problemas atendidos igualmente.

No soy feminista porque quiero ganar mi trabajo, no que me lo regalen para llenar una cuota por ser mujer. No soy feminista porque ellas han creado un mundo de sexismo contra los hombres, y no quiero ser parte de él. Prefiero un mundo de igualdad y justicia antes que una falsa “igualdad” bajo la etiqueta de prejuicios de género.

Fuente: La Mira Digital

Anuncios