Existe entre los seres humanos un sentimiento de culpa tan grande que los lleva a sacrificarse por otros. El problema es que ese sacrificio se encuentra plagado de resentimiento y odio.

El enfermo que se odia a si mismo piensa que está obligado a servir y ser esclavo de otros porque eso lo hace una persona buena. A los demás les entrega todo, y nunca recibe nada para si.

Pero en realidad no siente amor, ni empatía, ni caridad por los demás. Lo que siente es un profundo desprecio por aquellos a los que sirve. Y piensa que son personas odiosas a las que debe complacer.

El hombre y la mujer blanca se hallan en esta confusa situación. Nos han dicho que debemos sentirnos culpables por intentar preservar nuestra raza y nuestra herencia. Y por ello intentamos complacer a los otros.

Las razas mestizas, negras y amarillas; todos deben ser mejor tratados que nosotros los blancos. Porque nos dijeron que nuestra raza Aria los habría esclavizado y explotado. Pero en el fondo sabemos que somos superiores.

Mediante la constante propaganda nos han hecho creer que defender nuestra cultura y nuestra herencia es algo malo. Por eso muchos europeos se sienten obligados a ayudar a las razas de color.

Sacrificarse por esos otros que nadie conoce es el lema del auto-odio. Pero si vemos las estadísticas son las razas oscuras las más caóticas y desordenadas manadas de delincuentes que jamás hayamos visto.

Las mujeres blancas engendran niños negros porque se sienten culpables de preservar la raza blanca. Porque les dijeron que los blancos eran malos y explotadores. Es momento de abandonar esas ideas.

La raza blanca ha logrado más que cualquier otra raza sobre la tierra. Y nadie puede criticarnos solo por intentar preservar toda esta herencia genética y cultural. No existe razón válida para rechazarlo.

Si se pierde la pureza Aria también se pierde la creatividad, el orden, la verdad, el valor y el honor sobre esta tierra. Mezclarnos es un gesto de odio hacia lo bello y loable. Debemos preservar nuestra identidad.

No nos sintamos culpables sino orgullosos de ser blancos. Nuestra raza es la única que realmente puede aportar algo significativo al desarrollo de la humanidad. El amor a los tuyos siempre será más fuerte que el odio.

Anuncios