No son lo mismo, los sionistas son un invento del siglo XIX, una simple artimaña más para embaucar a los gentiles. Israel es solo un lugar en donde los judíos pueden evadir las leyes internacionales.

Nada importante sería el sionismo si no sirviera también a los talmudistas para perpetrar sus rutinarias masacres del pueblo palestino, el cual es víctima de sus absurdos y supersticiosos sacrificios humanos.

El problema en realidad no es el sionismo, el verdadero problema es el judaísmo, con sus odios atávicos, rituales estúpidos, y toda una cultura basada en el victimismo y en el chantaje, tanto económico como emocional.

Los judíos anti-sionistas siguen siendo judíos, y eso debemos tenerlo en cuenta. Porque desde su temprana aparición en Egipto han sido siempre los judíos (y no los sionistas) los eternamente odiados y expulsados.

El judío es un parasito que ilícitamente se aprovecha de todo pueblo que amablemente lo acoge. Y así como ahora nos sigue timando, de igual modo lo hizo desde mucho antes de la aparición del sionismo.

Si los judíos realmente deseasen regresar a su añorada y lejana tierra en oriente medio, entonces todos esos adinerados promotores del sionismo, que viven en Londres o Nueva York, deberían cultivar papas en Palestina.

¡Pero no! Prefieren seguir parasitando a todos los pueblos del mundo, porque así han sido criados, con esa extraña y ridícula creencia de ser un pueblo elegido (por ilusorios ídolos tribales) para controlarnos.

Lamentablemente la realidad los golpea en la cara. Porque los judíos pueden complotar todo lo quieran hasta agotar sus fuerzas, pero el hombre blanco no se dará por vencido en su lucha contra sus delirios de dominación.

Nosotros, hombres y mujeres de raza blanca en todo el mundo, los hemos descubierto. Sabemos que el sionismo es solo uno más de sus espejismos. El problema han sido y siguen siendo los pérfidos judíos.

Por eso nos temen, a nosotros sencillos hombres blancos que sudamos y luchamos por la subsistencia de los nuestros y la por supervivencia de nuestra raza. Porque saben que no lograrán vencernos con sus mentiras.

Hombre blanco, no te dejes engañar. ¡Lucha por tu Pueblo! ¡Lucha por tu RAZA!

Anuncios