Conocida en inglés como alt-right, es una corriente aparecida en la segunda década del siglo XXI gracias a la masiva difusión de internet en los Estados Unidos de América. Se trata de un colectivo vagamente conectado mediante foros, comentarios, artículos y demás publicaciones virtuales destinadas a burlarse del marxismo cultural y retar lo políticamente correcto.

El movimiento de la derecha alternativa en Norteamérica fue el principal encargado de difundir y apoyar la candidatura del actor Donald Trump entre el público americano. Dicho personaje llegó a la presidencia de su país gracias a una agresiva campaña realizada a través de los medios digitales para venderlo como producto contrario al sistema.

En realidad el electo presidente Trump tiene estrechos vínculos familiares con la mafia judía internacional. Desde sus abuelos y padres con cercanos negocios hasta sus hijos casados con judíos. Aun así la propaganda realizada en los llamados medios alternativos se encargó de lavarle la cara mientras la televisión y prensa tradicional lo atacaban.

La sencilla estrategia cumplió su objetivo porque Trump es la personificación de la derecha alternativa. Grosero, torpe y políticamente incorrecto. Y es que el sistema económico y social implantado por los judíos en los Estados Unidos se ha hecho tan insostenible para el pueblo que las elites se han visto obligadas a actuar rápidamente contra sus detractores.

Internet es el medio por el cual la gente común se entera de los trapos sucios de sus dirigentes, de la corrupción de los bancos, de los políticos manipulados y demás actividades ilícitas e inmorales en las que gustan de involucrarse los israelitas. Es por ello que los susodichos corruptos idearon un forma de hacer mas bulla para tapar sus crímenes.

La estrategia fue gritar más fuerte para callar al enemigo. En este caso el enemigo eran todos aquellos investigadores independientes que exponían las maniobras de la judería y su injerencia en la vida de millones de norteamericanos. Para conseguir su objetivo los judíos tuvieron que poner en marcha toda una maquinaria destinada a controlar la oposición.

Todo comenzó tímidamente en noviembre de 1996, cuando internet recién era conocida masivamente. Es entonces que Don Black lanza el sitio stormfront.org supuestamente destinado a promover la identidad y el orgullo de la raza blanca por sus logros y virtudes. Lamentablemente la realidad era mucho más oscura.

En 1981 Don Black participó junto a su cercano amigo David Duke, ambos miembros del Ku Klux Klan, en un plan de la CIA y la Mossad destinado a tomar control de una pequeña isla llamada Dominica en el Caribe. Dicho plan formaba parte de uno más extenso cuyo objetivo final era el de derrocar al primer ministro Maurice Bishop en el vecino país de Granada.

Black y Duke reclutaron a unos cuantos supremacistas raciales con el cuento de crear una comunidad exclusiva para blancos en la isla caribeña de Dominica. Pero dada la incapacidad de estos hombres el plan resultó ser un completo fracaso. En 1983 Maurice Rupert Bishop fue finalmente asesinado y los Estados Unidos tomaron el control de facto en Granada.

Es de sospechar pues que cuando Don Black crea su foro en internet hacia 1996 lo haya hecho siguiendo también las instrucciones de la CIA y la Mossad. Y es más sospechoso aun si tenemos en cuenta que la esposa de Black, la señora Chloe Hardin, trabaja como relacionista pública para las obras caritativas del conglomerado empresarial de la familia judía Fanjul.

Es necesario decir que los Fanjul, cuyo principal negocio es la producción de azúcar, son íntimos amigos de la familia Trump. Y para ellos trabaja la esposa del racista Don Black. Lo curioso es que su labor es la de publicitar las labores sociales de los Fanjul, en particular su interés por apoyar a niños negros e inmigrantes que viven en condiciones de pobreza.

Ya en el siglo XXI el racista David Duke comienza a hacerse famoso gracias a la publicación en internet de videos y audios donde expone las maniobras judías contra la civilización occidental e incentiva a los hombres y mujeres de raza blanca en todo el mundo a sentirnos orgullosos de nuestra cultura y tradiciones. Pero no todo es lo que parece.

David Duke se presenta en sus videos como historiador. En realidad nunca investiga nada nuevo, aunque organiza y difunde lo que pocos conocen sobre el supremacismo judío. Hasta aquí todo bien, pero llama la atención que desde 1974 hasta 1984 estuvo casado con Chloe Hardin, la actual esposa de su amigo Don Black que trabaja para los Fanjul.

Y es el mismo Duke, quien junto con Jared Taylor han promocionado la derecha alternativa justo durante la temporada electoral americana donde resultó elegido como presidente de los Estados Unidos el señor Trump. Se sabe que Jared Taylor, quien se presenta como defensor de los blancos, está casado con la judía Evelyn Rich quien es abiertamente pro-semita.

Desde sus páginas y publicaciones en internet Jared Taylor y David Duke han apoyado abiertamente a la derecha alternativa y a Donald Trump. Y así como Trump, Duke ha recibido también una masiva exposición en los medios los que, a pesar de criticar sus posturas radicales, le permiten hablar a sus anchas a diferencia de otros a los que callan.

El primero en hablar de una derecha alternativa fue el judío Paul Gottfried, que también acuñó el término paeloconservador. Pero hablar de alt-right se hace común desde que en 2010 el homosexual Richard Bertrand Spencer crea la página llamada Alternative Right, donde publica artículos simples y efectistas con el fin de atacar a los enemigos de la raza blanca.

Un paso más hacia lo grotesco lo da Andrew Anglin, creador del sitio dailystormer.com, donde por medio de insultos y burlas pretende descalificar a negros, latinos, musulmanes, feministas, homosexuales y judíos. Siempre sin presentar argumentos sólidos ni datos fiables. Sin embargo su estilo vulgar lo hace atractivo como desfogue para una sociedad enferma.

Anglin es un individuo de físico mongolizado que, antes de crear su sitio web un 4 de julio de 2013, se habría presentado como activista a favor de los derechos de las minorías. En una entrevista de 2012, que el propio Anglin se habría encargado de retirar de internet reclamando derechos de autor, afirma que la raza blanca debe desaparecer.

En su sitio Andrew Anglin suele meter en el mismo saco a las feministas radicales junto con todas las mujeres blancas, a las que frecuentemente culpa de todo. Nada extraño teniendo en cuenta que en la entrevista de 2012 nos habla sobre su gusto por las asiáticas y las negras. Resulta asombroso que en menos de un año se haya convertido al racismo más radical.

Tan sorpresivo cambio de posturas, sumado a que los judíos Joshua Ryne Goldberg y Andrew Alan Escher Auernheimer (más conocido como weev) participan con frecuencia en su web bajo distintos pseudónimos, y teniendo en cuenta su apoyo a filosemitas como Putin y Trump, todo nos hace pensar en el dailystormer.com como oposición controlada.

Este desesperado intento de la judiada por presentar a los racialistas blancos de la manera más estúpida que sea posible, y que suele llamarse derecha alternativa, encontró eco en gran cantidad de seguidores y miembros del foro 4chan y también en su símil llamado 8chan. Allí los foreros atacan e insultan mediante imágenes conocidas como memes.

Andrew Anglin es asiduo lector del 4chan donde, mientras satisface su gusto por las mujeres orientales presentadas en este foro de animación japonesa, se inspira también con el racismo simplista de algunas publicaciones. El propio Fredrick Brennan, creador del foro 8chan, y que padece de osteogénesis imperfecta, escribió un artículo sobre eugenesia para Anglin.

Para la campaña presidencial en 2016 se unieron David Duke y Andrew Anglin con el fin de promocionar a Donald Trump como única opción viable para la población blanca en Norteamérica. Y a partir de entonces han continuado colaborando juntos en la producción de material multimedia con el presunto objetivo de defender la raza blanca.

Gracias a ellos Donald Trump es realmente el representante legítimo de la derecha alternativa. Pedante, grosero, torpe y terriblemente estúpido. Y además el encargado de continuar con las guerras sionistas a favor del estado ilegal y genocida de Israel, así como con las políticas de seguimiento y control de la población con la excusa de combatir el terrorismo.

Breitbart News es otra página de internet muy activa en la producción de contenido alt-right, menos interesados por el racismo y más enfocados en arremeter contra el feminismo, el islam y la corrección política, breitbart.com fue concebido en 2005 en Jerusalén por el judío Andrew Breitbart con el explícito fin de defender los intereses del estado sionista de Israel.

Uno de sus principales editores estrella es el judío homosexual Milo Yiannopoulos. Su director ejecutivo es el judío Larry Solov y el redactor jefe es Joel Pollak, también judío. El actual asesor de Trump, el señor Stephen Bannon, previamente trabajó para Breitbart News como director ejecutivo, por lo que los medios masivos no dudaron en calificarlo como antisemita.

En realidad el señor Stephen Bannon, al igual que Donald Trump, es muy amigo de los judíos. Bannon trabajó de 1984 a 1990 como banquero de inversión para el grupo financiero de especuladores judíos conocido como Goldman Sachs. Y mantiene estrechos lazos con todos los judíos miembros del bastión de la derecha alternativa que es Breitbart News.

El 50% de votantes que eligieron a Trump siente que los medios controlados por la banca pretenden mantener al norteamericano promedio como esclavo remunerado. Más del 70% de ellos son blancos. Y alrededor del 20% cree en teorías conspirativas como que una élite globalista (no siempre formada por judíos) pretende dominar el mundo.

El auge de internet ha permitido que mucha gente en los Estados Unidos comprenda que está siendo manipulada por la prensa, las noticias, el cine, la música y en general por la industria del entretenimiento que corrompe sus valores, promueve el vicio, las drogas, la inmigración, el mestizaje, la pornografía, el aborto y destruye todo lo que representa la cultura occidental.

El objetivo sería eliminar nuestra identidad cultural, generando infinidad de corrientes ideológicas paralelas bajo el principio de dividir para vencer, mientras se promueve el vicio y la decadencia como circo romano para entretener al pueblo, evitando así que se produzca una revolución. A pesar de todo la población blanca americana abre al fin los ojos y observa la verdad.

Para contrarrestarlo el magnate sionista Donad Trump es presentado como el portavoz de este desasosiego latente en la población americana. Y fue mediante el estilo bajo, grosero y pueril de la derecha alternativa que las élites encumbraron a este títere para que desde su alto pero superfluo mando presidencial pueda seguir sirviendo a sus intereses.

Sin embargo el problema no es que ahora se culpará a los nacionalistas blancos y defensores de la cultura occidental como responsables de continuar las guerras por intereses sionistas, o por implementar mayores violaciones a la privacidad. El mayor revés es que se ahonda en el concepto del racista como persona inepta que no tiene argumentos.

Como dijo el investigador y activista blanco John de Nugent: “Los hechos raciales y la lógica no nos salvarán. A menos que nuestro carácter sea reconstruido, nuestro corazón y nuestra alma, nuestros valores y visión del mundo. (…) Una raza blanca formada por cobardes chismosos y egoístas no detendrá el genocidio blanco.”

Fuentes: Wide Awake Gentile / National-Satanist Worldview / Public Policy Polling / John de Nugent

Anuncios