El racismo como ciencia afirma que existen distintos grupos étnicos dentro del género humano, cada uno poseedor de características físicas y psicológicas propias que lo definen. El racismo como doctrina política y social nos dice que debemos preservar estas características y por lo tanto la supervivencia de cada raza.

Sin embargo, ciertos grupos movidos por la envidia han comenzado a atacar despiadadamente a la raza más creativa de todas, intentando destruir al grupo humano que mayores aportes le ha entregado a este planeta. La raza blanca se encuentra hoy amenazada y debe ser defendida, no existe otra opción.

En todo el mundo se han levantado voces contra el ataque sistemático que los judíos perpetran contra la raza blanca. A inicios del siglo XX en América, a diferencia de otras asociaciones racistas, los grupos cercanos al Nacional Socialismo eran de origen alemán, creadas por alemanes y para alemanes.

En los Estados Unidos Fritz Gissibl, ardiente seguidor de Hitler, funda la Free Society of Teutonia en 1924, la cual se une en 1933 al grupo Friends of New Germany dirigido por Heinz Spanknobel, quien poco después es deportado por los grupos judíos de presión y luego es asesinado por inanición en una prisión soviética.

El último de los viejos líderes alemanes del Nacional Socialismo americano fue Fritz Julius Kuhn, quien en 1936 se convierte en jefe de la German American Bund como sucesora de la Friends of New Germany. Kuhn es entonces severamente perseguido por el alcalde de Nueva York, el judío Fiorello La Guardia.

El dirigente de la German American Bund es acusado de desfalco y robo de fondos, una clásica maniobra judía para condenar a los líderes racistas. Es encerrado en prisión en 1939 y en 1946 es enviado de vuelta a Alemania donde permanece recluido hasta 1951. A pocos días de ser liberado Khun fallece misteriosamente a los 55 años de edad.

La German American Bund había dejado de existir en 1941. Casi dos décadas después, en 1959, George Lincoln Rockwell funda el American Nazi Party. Donde cabe destacar el uso de la palabra ‘nazi’ la cual es siempre utilizada por la judiada para caricaturizar el verdadero Nacional Socialismo. Algo bastante sospechoso.

En el frenesí de propaganda mediática antiblanca y filosemita de los sesentas en Norteamérica, aparece este pintoresco personaje que ridiculiza todo lo sano que representó la Alemania de Hitler. Y es que Rockwell, a pesar de sus bonitos discursos antisemitas y supremacistas blancos, posee un más que sospechoso historial.

Se casó en segundas nupcias con Margrét Hallgrímsson de origen canadiense y danés, que forma parte de las familias criptojudías más poderosas en Islandía. La mujer de Rockwell terminó divorciándose de él, aunque sus relaciones se mantuvieron cercanas gracias a los tres hijos que tuvieron en común.

Cercanos a Rockwell fueron varios judíos como Dan Burros, quien se suicidó luego de ser expuesta su raigambre hebrea en 1965. También era judío Leonard Holstein, representante en Los Ángeles de Lincoln Rockwell. Por otro lado, su asesino, John Patler, fue un bolchevique confeso, quien tras 14 años de cómoda prisión continuó su vida sin problemas.

Patler se declaraba gemelo espiritual de Rockwell y lo consideraba como un padre. Es evidente que George Lincoln, nombres de dos importantes presidentes masones en América, sabía algo de más y debió ser eliminado. Rockwell se hizo famoso por una entrevista para la degenerada revista Playboy del criptojudío Hugh Hefner.

Tras la muerte de Rockwell en 1967 aparece el abiertamente judío Frank Collin, cuyo verdadero nombre es Joseph Cohen, y funda el National Socialist Party of America en 1970. Collin pasa tres años en prisión, por abuso sexual contra menores como muchos otros judíos, y luego desaparece de la vista pública.

Dentro del séquito de cercanos seguidores de Collin tenemos a Harold Covington, un mediocre escritor involucrado crear el grupo racista inglés Combat 18 para robar datos, y responsable de una serie de ataques sin sentido ni fundamentos contra otros miembros más serios del racismo americano y mundial.

También Frazier Glenn Miller fue gestado dentro de las incubadoras de Frank Collin y el National Socialist Party of America. Porque para quien no lo sabe, Glenn Miller delató a los legítimos racistas de la Brüder Schweigen, un grupo separatista americano, y durante un tiroteo solo asesinó cristianos en un centro judío de Kansas en 2014.

Burton Joseph y David Goldberger, ambos judíos, fueron los abogados que defendieron el derecho de Collin para marchar en Skokie, Illinois, contra los supuestos sobrevienvientes del holocausto que allí Vivian. La prensa judía reportó con máximo detalle tan insignificante y ridícula acción que resulta más que sospechosa su intención.

En esto han convertido los judíos el sano Nacional Socialismo de Adolf Hitler. Y mientras tanto cientos y miles de hombres, mujeres, ancianos y niños blancos son asesinados en Sudáfrica a manos de negros enfermos y brutales. Mientras tanto el aborto, el homosexualismo, la pedofilia y la multiculturalidad son impuestas en Europa.

Ya es tiempo de reaccionar, no te dejes engañar. Los judíos se han infiltrado en los movimientos racistas americanos. Sigue el llamado de tu sangre, no sigas a falsos líderes. Solo quien lucha, sufre y se sacrifica es capaz de alcanzar la victoria de nuestra raza. Los judíos quieren dominarte… ¡No lo permitas!

Anuncios