El genocidio de la raza blanca es inminente, y es imposible cambiar las estructuras judías anti-blancas sin una lucha armada, porque nuestros enemigos jamás permitirán que ningún cambio suceda de manera pacífica ni democrática. La revolución blanca es la única solución. Y una revolución exitosa debe estar bien organizada.

Primero: Propaganda, es decir crear una red de gente interesada en la supervivencia de la raza blanca. Mediante marchas públicas, imágenes distribuidas por internet, y espacios en las redes sociales. Podemos llegar así a una gran cantidad de hombres y mujeres que se sentirán interesados por nuestro mensaje.

Segundo: Educación. Quien quiera pertenecer y apoyar a los miembros de nuestra ideología racial debe formar su mente estudiando las obras, la cultura, el arte y la ciencia de nuestros ancestros. Así como debe también dominar el cuerpo mediante un severo entrenamiento físico y principalmente militar.

Tercero: Asentamiento, es decir la reubicación de las comunidades blancas en espacios libres de negros, amerindios, musulmanes y otros inmigrantes. El objetivo es buscar la adquisición legal de terrenos privados en espacios amplios y apartados, donde nuestra raza pueda vivir, educarse y entrenar libremente.

Cuarto: Revolución. Porque la nefasta judiada estará siempre buscando, hasta exterminar al último hombre blanco que oponga resistencia. Y cuando vengan a atacarnos estaremos listos y preparados, porque somos Arios y no solo nos interesan las marchas o la política. Nosotros estamos listos para la acción.

Anuncios