Los musulmanes son una especie en expansión. Desean destruir nuestro mundo occidental, desean implantar su ley. Pero extrañamente muy pocos blancos resisten, y menos son los que se rebelan contra el orden impuesto por la susodicha tolerancia.

Estos árabes implantan sus propias leyes y desean asimilar su cultura hasta mezclarla con la cultura europea. Reclaman derechos a nuestros estados. Y aun a pesar de ello no intentan siquiera pertenecer a nuestro pueblo.

Los pueblos europeos, y principalmente cristianos, han promovido siempre la existencia de hospitales, bomberos, rescatistas y similares instituciones que prestan ayuda en toda clase de emergencias, ideando diversas formas de promover la caridad.

Pero ¿existen instituciones musulmanas dedicadas a la caridad? ¿Han desarrollado los musulmanes algún tipo de tecnología o ciencia en Europa? Porque si la desarrollaron en sus tierras y no en Europa, mejor sería que regresen a su tierra para hacerla grande.

Los inmigrantes refugiados musulmanes árabes reclaman de todo, pero nunca aportan nada. Protestan para recibir toda clase de beneficios, y son incapaces de mostrar el más mínimo respeto por nuestra cultura blanca aria europea.

Pero cabe preguntarse si son muslimes los que predican la tolerancia y el multiculturalismo. ¿O acaso predican también el feminismo? ¿Acaso son musulmanes los que desde los gobiernos, parlamentos y democráticos partidos promueven la banca usurera?

La respuesta es clara: los islamistas son los perros del judaísmo. Las falsas banderas del terrorismo islámico están destinadas a diezmar moralmente a la sociedad occidental blanca. Los judíos nos odian y por ello utilizan a sus terroristas árabes.

Los judíos, en su estúpida locura mundialista de control total (creen ellos ser elegidos por su dios para dominar la tierra), en su insana carrera por el poder, han decidido desestabilizar el sano mundo que nosotros, hombres blancos, hemos creado.

Ellos atacan pueblos árabes directamente mediante al estado invasor sionista de Israel. Como lo demuestran sus múltiples guerras contra Egipto, Jordania, Siria y Líbano. El deseo expansionista judío genera así millones de exiliados que buscan asilo en Europa.

Además controlan a los terroristas “rebeldes” de Al Qaeda y el Estado Islámico, entrenados por los Estados Unidos en Arabia Saudí y los Emiratos Árabes, para atacar Irak, Libia y Afganistán. Así como el grupo Boko Haram en Nigeria. Todo para justificar el ingreso de refugiados en Europa

Pero como todo en los judíos es un arma de doble filo. Si desean mezclarnos con sus mestizos árabes para eliminar nuestra identidad cultural. Y si desean también que recibamos más de los refugiados que ellos nos mandan. Primero deberían recibirlos en Israel.

La judiada pretende exterminarnos por envidia, por rechazar su usura, y principalmente por nuestro honor. La única salida es actuar. La revolución blanca es la única solución. Debemos asegurar la existencia de nuestro pueblo y un futuro para los niños blancos.

Anuncios