La tierra es de quien la conquista

Mucho se ha hablado sobre el derecho de los nativos americanos a reclamar sus tierras y expulsar a los colonizadores blancos. Pero, en primer lugar, aun sin tener en cuenta todos los beneficios que los europeos aportaron al nuevo continente, se debe reconocer, como lo hicieron los propios indígenas, que el justo vencedor merece su recompensa.

La estirpe europea combina en su sangre la fortaleza de los guerreros y la inteligencia de los sabios. Y gracias a estas cualidades es que ha podido conquistar hasta los más recónditos espacios de nuestro planeta. Sus batallas fueron ganadas con honor y gloria, y no con engaños y diabólicas tertas como lo hicieron y siguen haciéndolo los judíos hasta el día de hoy.

Si nuestros soldados han muerto en batalla buscando nuevos horizontes para establecerse junto a sus familias, cultivando la tierra y generando desarrollo, es indispensable que sus sacrificios no sean olvidados. Y jamás peritamos que sean comparados con aquella caterva de ilegales inmigrantes que nos invaden y atacan sin prestar una digna batalla.

Causas y consecuencias de la homosexualidad

Solo existen cuatro causas para la homosexualidad, y como veremos en todos los casos promover la indefinición sexual es antiético e inmoral. Estas cuatro causas del homosexualismo son la fisiológica, la psicológica, la monetaria y la gregaria. Y permitir su indulgencia es insano y perverso.

La primera causa y la menos frecuente es la causa fisiológica, es decir que por un anormal funcionamiento del organismo las células no reciben la suficiente cantidad de hormonas que permiten que un hombre sea hombre y que una mujer sea mujer. Esto es una enfermedad como la gripe o el cáncer y como tal debe ser tratada.

Luego tenemos la causa psicológica producto de una crisis de identidad, donde la persona, descontenta con su verdadera naturaleza, pretende encarnar algo que no es y que observa como admirable. Como en el primer caso esta forma de homosexualismo también debe ser tratada al ser una dolencia curable.

Una razón por la que algunos se vuelven homosexuales es la búsqueda de dinero fácil, ya sea aparentando ser marica para conseguir un trabajo (generalmente en el medio del espectáculo), o literalmente vendiendo su cuerpo con el fin de mantener relaciones. En este caso la persona se degrada a si misma viviendo una mentira.

Por último tenemos la causa gregaria, donde cualquier imbécil se hace o dice ser homosexual solo porque todos lo hacen, porque está de moda, y porque así se siente observado y admirado. Esta es la razón más estúpida de todas y lamentablemente es también la más común. Es como saltar al abismo porque todos lo hacen.

Conocemos ahora las causas inmorales (monetaria y gregaria) y antiéticas (fisiológica y psicológica) para promover el homosexualismo. Por lo que, si el homosexualismo es producto de una enfermedad debe ser curado, y si es producto de una insana búsqueda de riqueza y fama debe entonces ser evitado.

Las dos consecuencias más importantes de la indefinición sexual son claras. Primero la destrucción de la familia y segundo el control de la natalidad. Para permitir que un reducido grupo de individuos con absoluto poder pueda someternos y dominarnos debemos pasar primero por la implementación del humano transgénero.

La destrucción de la familia se produce cuando el hombre femenino no protege a su mujer, la mujer masculina no cuida a sus hijos, y los niños desatendidos quedan a cargo terceros. Esto permite que las nuevas generaciones sean adoctrinadas de acuerdo a los intereses de aquellos que controlen las políticas educativas.

Además, el control artificial de la natalidad es necesario ya que la reproducción natural entre individuos del mismo sexo es imposible. Las parejas anormales que deseen hijos propios deben acudir a laboratorios de fecundación asistida manejados por accionistas que pueden decidir qué hacer y qué no hacer con los futuros seres humanos.

Debemos tener en cuenta que los dueños del capital, al controlar la cantidad de nacimientos, pueden también reducir la natalidad para producir solo el mínimo necesario de esclavos que de ser muchos podrían rebelarse, en tanto que al ser pocos pueden ser dominados y manipulados con mayor facilidad.

También es de notar que la reproducción asistida es realizada por simples asalariados, dependientes de intereses ocultos, que podrían estar implementando una serie de modificaciones biológicas, las cuales serán presentadas como avances médicos aunque en la realidad produzcan seres transhumanos dóciles, fuertes, o lo que sea.

Ahora, conociendo los objetivos de las élites de psicópatas que nos gobiernan con su dinero, sus bancos, sus medios de desinformación, su música, sus películas, sus políticos y sus universidades; debemos preguntarnos si realmente estamos dispuestos a apoyar la falsa bandera de la imaginaria libertad sexual.

Los judíos que nada sabían

Se ha difundido la errónea idea de una élite judía que domina, manipula y engaña al resto de la humanidad. Se ha dicho falsamente que aquel selecto grupo de hebreos oculta sus intenciones incluso a los pobres miembros de la comunidad judía que no comparten sus nefastas intenciones sionistas y de control universal.

Pero el concepto de un grupo iluminado que da la espalda al resto de hebreos es una farsa ideada para confundir la mente del gentil. Desde las escrituras judías pre-cristianas del Tanaj, pasando por las elucubraciones del Talmud, hasta llegar a las divagaciones cabalísticas del Medioevo. Toda la judiada busca lo mismo.

Los judíos no son un grupo férreamente cohesionado, aunque quisieran serlo. La intrínseca maldad de su cultura los lleva a traicionar a sus propios hermanos a los que engañan, chantajean y asesinan como si de cualquier pagano se tratase, contraviniendo las órdenes de sus rabinos que los instan a cooperar entre sí.

Y ese es el detalle. Todos ellos por más alejados que se encuentren del ritualismo religioso, pertenecen siempre al entorno cultural judaico que a su vez se aísla y rechaza lo externo. Cualquier judío en China, Alemania, Canadá o Sudáfrica formará parte del gueto judío desde su nacimiento hasta su muerte sin excepción

Dado que los judíos no intentan siquiera integrarse a la sociedad que los acoge, responden y obedecen únicamente a otros judíos. Su lealtad podrá ser plena o mediocre pero no tienen nada más de donde agarrarse. Espejo de la simple estructura de su organizacion es la masonería. Creada por ellos y para ellos.

Los nuevos francmasones nunca saben nada y como novicios pueden continuar el resto de sus días. Siendo útiles como disidencia controlada, incluso sin saberlo, escriben libros y presentan discursos contrarios a uno u otro objetivo de las camarillas más elevadas. Pero al final son incapaces de señalar a la masonería como tal.

De igual manera sucede con los judíos, algunos serán anti-sionistas, otros serán conservadores, y unos pocos negarán el supuesto holocausto, pero al final dirán siempre que es solo un minúsculo grupo de hebreos los que invaden Palestina, promueven el marxismo cultural y se aprovechan de la falsa Shoá. Los demás son buenos.

Nada más falso. Ningún judío es bueno así como ningún negro es blanco. Para que un judío sea bueno debe primero condenar a la judiada en su totalidad, pero eso es casi imposible. Antes será torturado y asesinado y si a pesar de todo sigue con vida será porque responde a intereses ocultos. Si naces judío has sido maldecido.

Cualquier judío, reniegue o no de su cultura, tiene padres, abuelos, hermanos y amigos judíos. Ha sido criado con los egoístas y sanguinarios valores judíos. Y como muchos grupos mestizos y no-blancos, está inconscientemente programado para odiar al hombre blanco. Por lo tanto al judío solo le queda seguir siendo judío.

Muchos judíos son también blancos, así como los hay negros, amarillos y principalmente mestizos. Hitler reconoció a uno que otro judío blanco que era fiel a su raza Aria. Pero permítanme dudar de la sinceridad de los susodichos judíos conversos. Ya le demostraron a la corona de Aragón y Castilla que los marranos judaizantes existen.

Ideología de género

Si en lugar de decir sexo utilizas la palabra ‘género’ significa que has sucumbido a un opresivo lavado cerebral. La culpa no es tuya si no de quienes te han mentido. Si piensas que no existen diferencias entre los sexos y que cada uno debe decidir a quién amar. Te hallas entonces entre las víctimas de sus mentiras.

El cerrado grupo de psicópatas que controlan el mundo, sus armas, su dinero y sus medios de comunicación desea lograr el poder absoluto. Lo intentaron ya muchas veces en el pasado y fallaron. El motivo y la razón de sus continuos fracasos fue la férrea identificación de la gente con lo que era suyo.

Si eres miembro de una raza y de una nación, por tu propio honor no puedes permitir que otro grupo ajeno te someta y te domine. Si realmente adoras a tus dioses, hasta con tu sangre impedirás que otros te impongan sus dioses extranjeros. Si amas, cuidas y respetas a tu familia, la defenderás con tu vida.

Como parte de un plan aun más extenso, la élite primero debe eliminar todo tipo de identidad. Y para lograrlo ha implementado un masivo sistema de propaganda destinado a confundir nuestra mente y por último eliminar toda lealtad que tengamos hacia aquello a lo que naturalmente pertenecemos.

Desligados de nuestras verdaderas identidades nos veremos obligados a mostrar sumisión y pleitesía ante la casta dominante que nos ha manipulado. Esto debido a un simple mecanismo psicológico que nos impulsa siempre a buscar la pertenencia y aceptación del grupo. Es por eso que nos imponen nuevas identidades.

Si normalmente te reconoces como un hombre blanco, heterosexual y cristiano; pero al día siguiente al despertar te has transformado en una lesbiana negra que practica el vudú, te sentirás desconcertado y alterado. Pero si el cambio se produce progresivamente y de manera muy lenta, es probable que ni siquiera lo notes.

Claro ejemplo de manipulación inducida es la llamada ‘ideología de género’ que pretende destruir la familia y transformar nuestra identidad sexual mediante una larga y persistente propaganda, haciendo uso principalmente de la música y el cine. También imponen sus falsas ideas en ámbitos académicos.

Nos muestran con elogios y adulaciones a cantantes y actores homosexuales, y nos hacen verlos día y noche cantando sobre sus sodomías e interpretando a maricones. Al mismo tiempo abundan en noticias sobre maltrato a la mujer y sesgadamente presentan al hombre como violento y abusador.

El rol del hombre siempre ha sido amar, proteger y dar sustento a su mujer, porque solo mediante ella puede guiar y cuidar a su familia, y con ella su estirpe, su pueblo y su raza. La ideología de género inventó al hombre agresivo y a la mujer victimizada, y como solución señaló el camino de la indefinición sexual.

Cualquier hombre cauteloso y discreto se volverá tímido por no asustar a ninguna mujer. Y la mujer igualmente asustada por la propaganda preferirá acostarse con otra mujer. La guerra del sexo nos quiere hacer creer que todo marica es sensible, todo hombre es violento, y si una mujer ama a un hombre ella es tonta.

El hombre ya se ha vuelto femenino y la mujer masculina. El objetivo es transformar nuestro sexo en algo intermedio e indefinido. Por eso solo serás alentado y aplaudido si rechazas tus naturales cualidades sexuales, genitales y genéticas, e incluso dirán que eres valiente y te facilitaran tratamientos quirúrgicos y hormonales.

Pero si siendo homosexual o transgénero deseas volver a ser normal, entonces dirán que los fundamentalistas te han lavado el cerebro, que el homosexualismo no se puede revertir, que no es una enfermedad y por lo tanto no tiene cura, y toda una serie de mentiras similares destinadas únicamente a eliminar tu identidad.

El feminismo complementa esta maniobra. Les dice a las mujeres que ser madre es malo y que deben buscar el éxito monetario. Negando y ocultando el natural deseo que sienten por procrear y ser madres. Nos privan de satisfacer nuestro necesario instinto gregario y el innegable instinto maternal de toda mujer.

Profesores, funcionarios y artistas asalariados justifican el aborto y el divorcio como elecciones normales y necesarias sin mencionar que esto hace más infelices a las propias mujeres, mientras los títeres políticos de las élites judías firman leyes que inculcan una aparente tolerancia en escuelas y universidades.

Interfieren en el derecho que todo padre tiene de educar a sus hijos, imponen sus creencias de forma obligatoria, y se muestran intolerantes si los desmientes. Los amantes de la tolerancia no toleran que digamos la verdad. Y por eso nuestra obligación hoy es clara, hacerle entender a toda persona sensata que la ideología de género es una completa estafa.

El Nuevo Orden Mundial

En Isaías 60:10 de la biblia judeocristiana se puede leer textualmente que su Dios le dice al pueblo hebreo que “los hijos de los extranjeros edificarán tus muros y sus reyes te servirán”. Y continua en Isaías 60:12 afirmando que “la gente o el reino que no te sirviere perecerá y del todo serán asolados”.

Desde su más remota gestación el judaísmo reclama un ilusorio derecho a dominar sobre las demás naciones. Y esa pérfida idea ha impregnado de manera tan fuerte toda la cultura hebrea que luego de siglos y milenios de haberlo intentado, hoy los judíos están alcanzando un peligroso control de la humanidad.

Haciendo uso de la estafa, el chantaje, la amenaza, la especulación, la usura, el sexo, el alcohol, las drogas y otras adicciones; los judíos han logrado obtener un poder casi absoluto. Pero lo que nos espera es aun peor de lo que sus retorcidas mentes nos han hecho tragar hasta ahora. Lo que se viene es nuestra propia extinción.

No seremos nunca más lo que aun hasta ahora hemos podido ser. Todo lo que amamos y respetamos será destruido por la dictadura sionista universal. Su estrategia está siendo aplicada en este mismo momento. Ellos desean eliminar la riqueza de nuestras diferencias y cualidades particulares.

Pronto vamos a convertirnos en una masa amorfa y gris que solo sirve a sus intereses. Debemos perder todo tipo de identidad racial, nacional, religiosa y sexual; para así estar dispuestos a aceptarlos como salvadores, permitiendo que nos impongan sus intereses ya que no tenemos de donde más agarrarnos.

Su nuevo orden mundial intenta poner de cabeza lo que es natural y tradicional. Su engañoso eslogan es la igualdad. El tullido es igual al sano, el negro es igual al blanco, el hombre es igual a la mujer, el niño es igual al viejo, ser animal es lo mismo que ser humano. Y ser una máquina o una roca es como ser Dios.

¿Y por qué tanta mezcla? ¿Por qué tanto énfasis en la igualdad? Porque todas las abejas de la colmena son iguales. Y las hormigas en el hormiguero solo obedecen los dictámenes de la reina madre, que es la única diferente. Primero nos convertirán en esclavos luego ellos se harán a si mismos seres inmortales.

Lo normal es que una raza solo se reproduzca dentro de su propia raza, natural es que a un hombre le guste una mujer. Pero si confundimos a la gente tenderemos negros procreando con blancas, lesbianas teniendo hijos clonados, pedófilos fornicando con niños, y animales mezclándose con humanos.

Todo es aceptable bajo esa insana lógica de falsa igualdad. Pero justicia es darle a cada uno lo que le corresponde, y no darles a todos lo mismo sin importar nada más. El paso final del nuevo orden judío, que trastoca e invierte todo lo bueno y saludable, es mezclar objetos cibernéticos con organismos biológicos.

Siendo así que en este nuevo orden mundial, mientras las élites malditas utilizan la tecnología para mejorar sus cualidades físicas y mentales, al mismo tiempo convierten a la masa en una mezcla mediocre de todo lo que existe para transformarnos en autómatas mecánicos. Y el tonto esclavo piensa que lucha por la igualdad.

Del transexualismo al transhumanismo

La naturaleza es cruel para el que no la entiende, las carencias, la enfermedad y la muerte nos impiden disfrutar plenamente de esto que llamamos existencia. Nuestra vida es demasiado corta para dominar el universo hasta la eternidad. Nuestras dolencias y frustraciones son demasiado humanas si deseamos ser dioses.

Ahora imagina a cualquier judío miembro de un grupo humano que durante siglos y milenios ha creído ser el único pueblo elegido para controlarlo todo y a todos. El susodicho judío ha recibido desde su más temprana infancia la nefasta idea de ser un ser diferente al cual todos odian por ser diferente y superior.

De acuerdo a sus perversas enseñanzas el judaísmo pretende colocar a los suyos como regentes de todo cuanto sea posible haciendo uso siempre de comportamientos abiertamente inmorales. Sin embargo sabe que a pesar de sus esfuerzos jamás podrá lograr lo deseado porque la tumba lo espera.

Es por ello que con mucho dinero y todo tipo de recursos a su alcance comienza a diseñar un plan. El objetivo es apoderarse de los cuerpos, mentes y sentimientos de aquellos que no son como él y que secretamente envidia. Porque el fruto de la envidia es el odio y como producto de la propia inferioridad nace la vanidad.

Obnubilado por su narcisismo el judío considera que el único orden posible que permitirá mejorar la humanidad y eliminar el sufrimiento es aquel que él mismo impondrá de manera absoluta, sanguinaria y brutal. En realidad ese aparentemente sano anhelo de lograr el orden perfecto de la sociedad oculta su insaciable ansia de poder.

Todos los hombres somos iguales dijo la masonería y la revolución. Mujeres y hombres también somos iguales dijo el feminismo. Darwin dijo que somos iguales a los animales. Y el esoterismo de la nueva era nos dijo que éramos iguales a la más ínfima partícula de polvo. Por último Nietzsche nos dijo que éramos iguales a Dios.

Pero el comunismo de Marx aparentemente también abogaba por la igualdad entre obreros y empresarios, y terminó siendo el más perverso régimen en la historia de la humanidad. No es de extrañar que tan odioso sistema haya sido diseñado por los mismos judíos que buscan dominarnos hoy.

Esto no es una simple fantasía, es en verdad una crítica y alarmante advertencia sobre lo que tiene preparada la judiada contra nosotros. Desean convertirnos en esclavos autómatas a su servicio. Donde ya no seremos los mismos si no simples máquinas biológicas activadas por palancas químicas o electrónicas bajo su control.

Siguiendo los decretos enunciados en sus escrituras y detallados en sus protocolos, haciendo uso de mentiras y amenazas, los judíos han logrado un incuestionable poder sobre los medios de propaganda y comunicación (como la televisión, el cine, la música y las redes sociales en internet) que han usado para comenzar su cruzada.

Los marxistas nos dijeron que ricos y pobres son iguales, y como producto de un completo disparate irracional nos convencieron mediante sus periódicos de asesinar y exterminar a los ricos, incluso a los que nunca dañaron a nadie. Tampoco se salvaron aquellos que por causa del destino nacieron con ciertos privilegios sin buscarlos ni solicitarlos.

Pero así funciona la lógica judía del odio. Porque luego nos hicieron creer, negando los datos científicos, que no existen las razas. Pretenden convencernos de que el blanco es igual al negro, al chino y al mestizo. Pero al mismo tiempo la humanidad debe odiar y reprimir al pueblo blanco porque aparentemente somos privilegiados.

Como la mujer es igual al hombre, el hombre debe ser destruido. Y como según los ecologetas animalistas todos los animales son iguales a nosotros, entonces no debemos comer los necesarios nutrientes de la carne. Si te consideras diferente a una piedra por el hecho de ser humano eres tachado de sucio fundamentalista medieval.

La tecnología ya nos ha sometido haciendo uso de cámaras conectadas a centrales de reconocimiento facial. Y vigilan nuestros movimientos gracias al GPS instalado en nuestro móvil. Además, cualquiera conoce nuestros gustos, anhelos y frustraciones solo con leer lo que nosotros mismos publicamos en las redes sociales.

Pero lo que desean los dueños del avance científico es poder manipular directamente nuestra mente y nuestro cuerpo. En el cercano futuro todos los órganos, tejidos y células de tu cuerpo serán modificados por corporaciones privadas que buscan controlar tu cerebro, tus neuronas, tus recuerdos, pensamientos y sentimientos.

Y a eso están destinadas sus inversiones en el campo de la ciencia. A tenernos a todos conectados mediante modificaciones cibernéticas a una mente maestra incuestionable e inmortal a la que obedeceremos sin dudar. Todo bajo el disfraz de la filantropía, la bondad e incluso del beneficio personal y de la humanidad.

Ejemplo de ello es cómo se hicieron populares el tatuaje y la modificación corporal a finales del siglo XX al ser vendidos como supuesta manifestación de individualidad y libertad. Ya que hasta entonces eran tan solo un souvenir de marineros copiado por delincuentes sin patria que siempre abundan en las ciudades portuarias.

Del mismo modo se impuso la moda del homosexualismo y en general la indulgencia ante los trastornos de la identidad. La mujer que se cree gato, el viejo calvo y gordo que se viste como bebé, o el marica que se acuesta con hombres, ahora son todos valientes luchadores sociales que se enfrentan al opresivo patriarcado tradicional.

El transexual pretende cambiar su cuerpo basado en sus propias divagaciones. Piensa que por creerse de otro género tiene derecho a mutilarse emulando al rebelde progre que perfora sus mejillas y garganta, y busca así someterse a penosas intervenciones quirúrgicas, con el único fin de manifestar su anormal exclusividad.

Sin embargo, todos estos desequilibrios mentales son aceptados y promovidos con una única finalidad. La de eliminar la procreación natural y reemplazarla con métodos artificiales de reproducción asistida. Porque de forma sana un hombre no puede tener hijos con otro hombre, ni una mujer con un gato, ni un anciano con un bebé.

Pero mediante el mal uso de la ciencia hasta una rata puede mezclarse con una licuadora. La cabeza de un mono puede ser colocada en el cuerpo de un perro. Todo es solo una simple modificación corporal. Tus memorias y conocimientos pueden ser almacenados en un microchip. Y tu alma puede ser monitoreada por un ordenador.

Hoy médicos asalariados le permiten a la lesbiana tener el hijo que no puede procrear con otra mujer. Mañana cualquier estúpido amante de su videoconsola podrá unirse a ella y dar forma a un monstruoso cíborg. Y así mientras el judío consigue la inmortalidad, los imbéciles borregos se inmolan pensando que son especiales y dignos de atención.

Para convencernos los judíos hacen uso de un arma contundente pero que fácilmente puede pasar desapercibida. Estamos hablando del sexo, al que eufemísticamente llaman “amor”. ¿O acaso nunca os habéis preguntado de donde sale todo el dinero que financia esa misma pornografía que llega de forma gratuita a nuestros ordenadores?

Comenzaron con la novela romanticona donde la triste niña rica se acuesta con un pobre granjero del pueblo. Luego las intragables películas donde un repulsivo negrata seduce a la bella joven blanca. Y un gracioso personaje homosexual realiza una inofensiva aparición en una comedia infantil. Todo en nombre del amor.

En realidad lo que nos muestran es solo deseo, placer inmediato y sexo, el cual es difundido de manera incesante y enfermiza por todos los medios a su alcance. Hoy hombres enfermos marchan orgullosos y copulan con otros hombres en público. Y existen colectivos que abogan por legalizar las relaciones de adultos con niños y animales.

Actualmente los japoneses fornican más con objetos que con mujeres y quieren ser más robots que humanos. Desgraciadamente muchos europeos están cayendo también víctimas de esta estupidez. Los mismos seres deficientes mentales proclives al homosexualismo son los que se creen animales o se implantan chips en el cerebro.

Además el sexo como medio de dominación resulta ser un generador de satisfacción a corto plazo, por lo que disminuye la capacidad de respuesta y análisis frente a los verdaderos problemas que nos afectan. Como cualquier droga el adicto al sexo solo piensa en sexo, y para él lo más importante son sus relaciones eróticas con quien sea y como sea.

La ciencia ha avanzado de la mano con la tecnología, todo bajo intereses e inversiones judías. Los televisores son cada vez más grandes, y los teléfonos más inteligentes, todo con el fin de manipularnos. El objetivo no es solo seguir nuestros pasos y controlar a los disidentes. El objetivo final es controlarnos totalmente.

Del mismo modo en que el titiritero manipula los hilos de su títere, de igual manera intentan convertirnos en un simple objeto conectado a la matriz que lo ordena todo. Y los estúpidos humanos de buena gana harán lo posible por ser los primeros y subirse a la moda del implante cibernético que les permitirá ver, oír, cantar, hablar y moverse mejor.

Nos han hecho creer que entre nosotros y cualquier átomo o partícula inerte no hay diferencias. ¿Qué más da si mezclo mi ADN con un hervidor de agua, o tal vez con un bombardero o un tanque militar? Todo es lo mismo, todos somos iguales. La prótesis del manco y la visión aumentada del ciego son parte de la post-evolución.

Pero como todo lo que produce la retorcida mente judía, nada es lo que parece. Hablar de desarrollo humano es solo la fachada que esconde su fin último de dominación. Nos han inculcado mediante sus tiras cómicas y demás payasadas que los implantes tecnológicos son para mejorar nuestro organismo pero no es así.

El que hoy tiene dinero y poder, es decir los malditos judíos y uno que otro amigo de su causa, serán los únicos con capacidad de mejorar sus condiciones humanas mediante la tecnología hasta alcanzar la inmortalidad. Los demás, los pobres, los que no tenemos recursos suficientes, seremos relegados a ser sirvientes de una élite parasitaria.

La imagen apocalíptica del cercano futuro se pinta de manera clara. Una élite, una gran masa de personas controladas, unas pocas sirviendo como policías militares, y el resto exterminada por innecesaria e inútil. Nuestra carne humana será entonces solo materia prima para crear sus androides orgánicos. De nosotros no quedará nada.

Si tienes dinero puedes comprar las mejoras cibernéticas que te hacen más fuerte, inteligente e incluso inmortal. De lo contrario debes resignarte a recibir lo que te entreguen. Pero ¿quién será elegido como rey de la colmena? En última instancia los más altos rangos de su mafia terminarán peleando por el poder absoluto.

¿Qué debemos hacer? Pues, alejarnos de sus sistemas de dominación, rechazar su dinero e implementar el trueque. Dejar de consumir su inadecuado entretenimiento que no es más que manipulación. Y apartarnos para vivir en comunidades autosuficientes donde solo pueda habitar gente de raza blanca, físicamente sana y mentalmente saludable.

¿En qué invierten los judíos?

A parte de su conocido interés en los bancos, ya que gracias a ellos pueden dedicarse a la especulación y la usura, existen también evidentes tentáculos sin los cuales sus actividades monetarias y económicas no tendrían el éxito por ellos deseado.

Podemos nombrar primero la más notoria y clara inversión judía: la guerra. Ya sea interna o externa, o sea guerra civil o entre naciones y estados enemigos, el interés judío por la guerra es doble. Buscan ellos un beneficio no solo financiero si no también mental.

Por un lado subyace la necesidad psicológica que tiene el judío de sentir que puede dominar y manipular al resto de la humanidad haciéndola pelear y morir por nada. Por otro lado tenemos todos los territorios de los cuales se adueñan y cuyos recursos pueden explotar.

Otro campo importante al que destinan ingentes cantidades de dinero es el de las ideologías. Escribiendo libros, dictando charlas en las universidades, publicando documentales y participando en al activismo de múltiples ONG.

La pedofilia, el incesto, la homosexualidad, el feminismo, el marxismo, el anticristianismo, el aborto, el divorcio, la drogadicción y demás aberraciones antihumanas y antinaturales producto de de sus retorcidas mentes son vendidas como normales.

Pero el mayor campo de inversión judía, que al mismo tiempo muestra su absoluta debilidad e inseguridad, es el campo de la propaganda, al que ellos eufemísticamente llaman entretenimiento. Y que utilizan para obnubilarnos.

La mujer bonita y el viejito bonachón y respetable leen las noticias en el telediario, el apasionado y gritón comentador nos narra los triunfos, derrotas y descalabros físicos y sentimentales de nuestro artista o deportista favorito. Todo exagerado, todo falso.

El cine, las modas, los estilos musicales, los equipos de fútbol, las tendencias políticas, los inocentes programas para niños y la más asquerosa perversión, todo es presentado como sano y regocijante entretenimiento. Pan y circo para el gentil.

O acaso nunca os habéis preguntado de donde sale tanto dinero para pagar a deportistas y actores, y en especial a la prostitutas que participan en videos pornográficos y cuyo trabajo es distribuido casi en su totalidad de manera gratuita por internet.

Las páginas de los periódicos y noticiarios están llenas de desastres naturales, artículos policiales sobre muerte, política e inseguridad ciudadana. Pero siempre complementados con deportes, moda y espectáculos. Todo programado para que nos fijemos en lo inútil.

La violencia, por ejemplo, ha sido transformada por ellos en lo que su podrido cerebro piensa que es. Desde la lucha libre y las películas de acción hasta la muerte de palestinos bajo sus bombas, nos muestran el dolor humano como simple gancho publicitario.

Si tan solo estuviesen ciertos de su verdad no intentarían apabullarnos con sus falsedades. Paro sabedores los hebreos de su absoluta carencia de argumentos al momento de defender sus locuras, intentan convencernos aplicando un constante martilleo mediático.

No te dejes engañar por sus mentiras, no creas en sus estúpidas falsedades. La verdad se hace digna ante quien la investiga, analiza y distingue. Luego, solo frente a la convicción que te otorgan tus certezas difunde también tus ideales. ¡Hombre blanco, despierta ya!

Ser judío es una enfermedad

Ser judío es una enfermedad que se transmite de padres a hijos, de abuelos a nietos, de marido a mujer y viceversa. Ser judío es en fin una enfermedad mental que se contagia dentro de la familia. Y es una enfermedad porque manifiesta todos los síntomas de cualquier otra psicopatología, y por lo tanto, si no es muy grave, se puede curar.

Al principio el judío fue un mestizo semita del desierto, sin identidad propia, siempre copiando a los imperios aledaños, y con una cultura primitiva y poco desarrollada. Con una religión sanguinaria y altamente sexual, pedófila e incestuosa. Y que en vista de su propia inferioridad albergó desde un inicio una enfermiza envidia contra culturas más avanzadas y un profundo desprecio ante otras tribus igual de primitivas que la suya propia.

Se destacaron sin embargo por su habilidad en el comercio injusto, la estafa y la explotación de los más bajos vicios humanos; y gracias a su encrucijada ubicación entre Asía, África y Europa, lograron asentarse en los más recónditos rincones del planeta. Crearon así colonias que se repartieron desde China e India hasta Etiopía y Somalia.

Una de sus primeras incursiones destinadas a acaparar bienes monetarios y materiales la hicieron en lo que entonces era Persia, hasta que en 539 a. C. el rey Ciro el Grande los expulsó de sus tierras por sus malas artes. Se asentaron entonces al norte, en lo que hoy es Uzbekistán. Luego de muchos siglos de convivencia y explotación económica, mediante sobornos y fraudes, lograron acaparar grandes cantidades de dinero que utilizaron para conquistar a sus vecinos.

Alrededor del siglo VII, haciendo uso de chantajes, intimidaciones y amenazas consiguieron adueñarse de las tribus mestizas turcas que los rodeaban, y así fundaron el brutal Imperio Jázaro obligando a todos sus súbditos a practicar el judaísmo. Para el siglo XI el gran imperio judío de los jázaros fue aniquilado por la enfermiza bestialidad de sus nietos los musulmanes. Algunos judíos jázaros lograron retraerse en la ciudad de Bujará. Sin embargo, la mayoría de ellos huyó hacia lo que hoy es Rusia, Polonia, Austria y Alemania.

Luego cuando los judíos jázaros se repartieron por todo lo largo y ancho de Europa se hicieron llamar asquenazíes, para diferenciarse de los judíos sefardíes que llegaron muchos siglos antes durante el apogeo del Imperio Romano. Y así, sin importar su origen, embaucando a sus víctimas los judíos lograron casarse con pudientes europeos y europeas, adueñandose así de los logros Arios, instalándose incluso en América para aprovechar la conquista del nuevo mundo.

En América colonizaron Nueva York y desde allí dominan hoy al mundo entero. Pero su patología es la misma. La enfermedad es igual y ha sido transmitida a lo largo de siglos y siglos de desarrollo humano. La cultura del odio y la envidia implantada en ellos desde su surgimiento en el desierto sigue sembrando cizaña hoy en día.

La psicótica enfermedad de ser judío es evidente por sus características: Primero el victimismo, ya que ellos (los judíos) haciéndose pasar por seres odiados supuestamente por solo ser lo que son; nunca reparan en su condición de explotadores, embaucadores y usureros. Nunca reconocen sus propias y terribles faltas por las cuales son siempre rechazados y expulsados de toda tierra que pisan.

Luego la paranoia, porque piensan siempre (y realmente lo creen) que son ellos los perseguidos. No reconocen que nadie odia porque se le ocurre un día odiar sin motivo. En realidad se les rechaza y aleja por sus detestables actitudes pedantes, prepotentes y abusivas. Además de su perversa promoción del vicio con únicos fines lucrativos.

También observamos en ellos (los judíos) un exacerbado delirio de grandeza y profusa megalomanía. Ya que en su alterada y atormentada mente piensan que son justamente los salvadores de la humanidad. Y por ello hacen siempre todo lo posible por conquistar y dominar nuestro condenado planeta. Y lo están logrando debido a su pericia en el delito, la violencia, el abuso, la intimidación y la tortura.

Por último debemos entender que lo que la cultura judía transmite, sin importar si el afectado por su pérfido virus mental es religioso o no, es una anormal visión del mundo que es creída, aceptada y promovida por los propios enfermos. Ellos mismos están tan adoctrinados por sus dogmas que piensan que sus horrorosas creencias son la pura y sagrada verdad.

Estos pocos signos son evidentes señales de su enfermedad, y son tan claros como el agua destilada. Los judíos son enfermos esclavos de su cultura, la cual es siempre transmitida por lazos familiares desde la más temprana edad.

Pero a diferencia de tiempos pasados, hoy muchos judíos (debido a su mestizaje por conveniencia con europeos) son prácticamente blancos. Es por ello que, con poca o bastante psicoterapia, dependiendo del grado que haya alcanzado la enfermedad de ser judío, tan aciaga dolencia podría ser curada.

¿Una derecha alternativa?

Conocida en inglés como alt-right, es una corriente aparecida en la segunda década del siglo XXI gracias a la masiva difusión de internet en los Estados Unidos de América. Se trata de un colectivo vagamente conectado mediante foros, comentarios, artículos y demás publicaciones virtuales destinadas a burlarse del marxismo cultural y retar lo políticamente correcto.

El movimiento de la derecha alternativa en Norteamérica fue el principal encargado de difundir y apoyar la candidatura del actor Donald Trump entre el público americano. Dicho personaje llegó a la presidencia de su país gracias a una agresiva campaña realizada a través de los medios digitales para venderlo como producto contrario al sistema.

En realidad el electo presidente Trump tiene estrechos vínculos familiares con la mafia judía internacional. Desde sus abuelos y padres con cercanos negocios hasta sus hijos casados con judíos. Aun así la propaganda realizada en los llamados medios alternativos se encargó de lavarle la cara mientras la televisión y prensa tradicional lo atacaban.

La sencilla estrategia cumplió su objetivo porque Trump es la personificación de la derecha alternativa. Grosero, torpe y políticamente incorrecto. Y es que el sistema económico y social implantado por los judíos en los Estados Unidos se ha hecho tan insostenible para el pueblo que las elites se han visto obligadas a actuar rápidamente contra sus detractores.

Internet es el medio por el cual la gente común se entera de los trapos sucios de sus dirigentes, de la corrupción de los bancos, de los políticos manipulados y demás actividades ilícitas e inmorales en las que gustan de involucrarse los israelitas. Es por ello que los susodichos corruptos idearon un forma de hacer mas bulla para tapar sus crímenes.

La estrategia fue gritar más fuerte para callar al enemigo. En este caso el enemigo eran todos aquellos investigadores independientes que exponían las maniobras de la judería y su injerencia en la vida de millones de norteamericanos. Para conseguir su objetivo los judíos tuvieron que poner en marcha toda una maquinaria destinada a controlar la oposición.

Todo comenzó tímidamente en noviembre de 1996, cuando internet recién era conocida masivamente. Es entonces que Don Black lanza el sitio stormfront.org supuestamente destinado a promover la identidad y el orgullo de la raza blanca por sus logros y virtudes. Lamentablemente la realidad era mucho más oscura.

En 1981 Don Black participó junto a su cercano amigo David Duke, ambos miembros del Ku Klux Klan, en un plan de la CIA y la Mossad destinado a tomar control de una pequeña isla llamada Dominica en el Caribe. Dicho plan formaba parte de uno más extenso cuyo objetivo final era el de derrocar al primer ministro Maurice Bishop en el vecino país de Granada.

Black y Duke reclutaron a unos cuantos supremacistas raciales con el cuento de crear una comunidad exclusiva para blancos en la isla caribeña de Dominica. Pero dada la incapacidad de estos hombres el plan resultó ser un completo fracaso. En 1983 Maurice Rupert Bishop fue finalmente asesinado y los Estados Unidos tomaron el control de facto en Granada.

Es de sospechar pues que cuando Don Black crea su foro en internet hacia 1996 lo haya hecho siguiendo también las instrucciones de la CIA y la Mossad. Y es más sospechoso aun si tenemos en cuenta que la esposa de Black, la señora Chloe Hardin, trabaja como relacionista pública para las obras caritativas del conglomerado empresarial de la familia judía Fanjul.

Es necesario decir que los Fanjul, cuyo principal negocio es la producción de azúcar, son íntimos amigos de la familia Trump. Y para ellos trabaja la esposa del racista Don Black. Lo curioso es que su labor es la de publicitar las labores sociales de los Fanjul, en particular su interés por apoyar a niños negros e inmigrantes que viven en condiciones de pobreza.

Ya en el siglo XXI el racista David Duke comienza a hacerse famoso gracias a la publicación en internet de videos y audios donde expone las maniobras judías contra la civilización occidental e incentiva a los hombres y mujeres de raza blanca en todo el mundo a sentirnos orgullosos de nuestra cultura y tradiciones. Pero no todo es lo que parece.

David Duke se presenta en sus videos como historiador. En realidad nunca investiga nada nuevo, aunque organiza y difunde lo que pocos conocen sobre el supremacismo judío. Hasta aquí todo bien, pero llama la atención que desde 1974 hasta 1984 estuvo casado con Chloe Hardin, la actual esposa de su amigo Don Black que trabaja para los Fanjul.

Y es el mismo Duke, quien junto con Jared Taylor han promocionado la derecha alternativa justo durante la temporada electoral americana donde resultó elegido como presidente de los Estados Unidos el señor Trump. Se sabe que Jared Taylor, quien se presenta como defensor de los blancos, está casado con la judía Evelyn Rich quien es abiertamente pro-semita.

Desde sus páginas y publicaciones en internet Jared Taylor y David Duke han apoyado abiertamente a la derecha alternativa y a Donald Trump. Y así como Trump, Duke ha recibido también una masiva exposición en los medios los que, a pesar de criticar sus posturas radicales, le permiten hablar a sus anchas a diferencia de otros a los que callan.

El primero en hablar de una derecha alternativa fue el judío Paul Gottfried, que también acuñó el término paeloconservador. Pero hablar de alt-right se hace común desde que en 2010 el homosexual Richard Bertrand Spencer crea la página llamada Alternative Right, donde publica artículos simples y efectistas con el fin de atacar a los enemigos de la raza blanca.

Un paso más hacia lo grotesco lo da Andrew Anglin, creador del sitio dailystormer.com, donde por medio de insultos y burlas pretende descalificar a negros, latinos, musulmanes, feministas, homosexuales y judíos. Siempre sin presentar argumentos sólidos ni datos fiables. Sin embargo su estilo vulgar lo hace atractivo como desfogue para una sociedad enferma.

Anglin es un individuo de físico mongolizado que, antes de crear su sitio web un 4 de julio de 2013, se habría presentado como activista a favor de los derechos de las minorías. En una entrevista de 2012, que el propio Anglin se habría encargado de retirar de internet reclamando derechos de autor, afirma que la raza blanca debe desaparecer.

En su sitio Andrew Anglin suele meter en el mismo saco a las feministas radicales junto con todas las mujeres blancas, a las que frecuentemente culpa de todo. Nada extraño teniendo en cuenta que en la entrevista de 2012 nos habla sobre su gusto por las asiáticas y las negras. Resulta asombroso que en menos de un año se haya convertido al racismo más radical.

Tan sorpresivo cambio de posturas, sumado a que los judíos Joshua Ryne Goldberg y Andrew Alan Escher Auernheimer (más conocido como weev) participan con frecuencia en su web bajo distintos pseudónimos, y teniendo en cuenta su apoyo a filosemitas como Putin y Trump, todo nos hace pensar en el dailystormer.com como oposición controlada.

Este desesperado intento de la judiada por presentar a los racialistas blancos de la manera más estúpida que sea posible, y que suele llamarse derecha alternativa, encontró eco en gran cantidad de seguidores y miembros del foro 4chan y también en su símil llamado 8chan. Allí los foreros atacan e insultan mediante imágenes conocidas como memes.

Andrew Anglin es asiduo lector del 4chan donde, mientras satisface su gusto por las mujeres orientales presentadas en este foro de animación japonesa, se inspira también con el racismo simplista de algunas publicaciones. El propio Fredrick Brennan, creador del foro 8chan, y que padece de osteogénesis imperfecta, escribió un artículo sobre eugenesia para Anglin.

Para la campaña presidencial en 2016 se unieron David Duke y Andrew Anglin con el fin de promocionar a Donald Trump como única opción viable para la población blanca en Norteamérica. Y a partir de entonces han continuado colaborando juntos en la producción de material multimedia con el presunto objetivo de defender la raza blanca.

Gracias a ellos Donald Trump es realmente el representante legítimo de la derecha alternativa. Pedante, grosero, torpe y terriblemente estúpido. Y además el encargado de continuar con las guerras sionistas a favor del estado ilegal y genocida de Israel, así como con las políticas de seguimiento y control de la población con la excusa de combatir el terrorismo.

Breitbart News es otra página de internet muy activa en la producción de contenido alt-right, menos interesados por el racismo y más enfocados en arremeter contra el feminismo, el islam y la corrección política, breitbart.com fue concebido en 2005 en Jerusalén por el judío Andrew Breitbart con el explícito fin de defender los intereses del estado sionista de Israel.

Uno de sus principales editores estrella es el judío homosexual Milo Yiannopoulos. Su director ejecutivo es el judío Larry Solov y el redactor jefe es Joel Pollak, también judío. El actual asesor de Trump, el señor Stephen Bannon, previamente trabajó para Breitbart News como director ejecutivo, por lo que los medios masivos no dudaron en calificarlo como antisemita.

En realidad el señor Stephen Bannon, al igual que Donald Trump, es muy amigo de los judíos. Bannon trabajó de 1984 a 1990 como banquero de inversión para el grupo financiero de especuladores judíos conocido como Goldman Sachs. Y mantiene estrechos lazos con todos los judíos miembros del bastión de la derecha alternativa que es Breitbart News.

El 50% de votantes que eligieron a Trump siente que los medios controlados por la banca pretenden mantener al norteamericano promedio como esclavo remunerado. Más del 70% de ellos son blancos. Y alrededor del 20% cree en teorías conspirativas como que una élite globalista (no siempre formada por judíos) pretende dominar el mundo.

El auge de internet ha permitido que mucha gente en los Estados Unidos comprenda que está siendo manipulada por la prensa, las noticias, el cine, la música y en general por la industria del entretenimiento que corrompe sus valores, promueve el vicio, las drogas, la inmigración, el mestizaje, la pornografía, el aborto y destruye todo lo que representa la cultura occidental.

El objetivo sería eliminar nuestra identidad cultural, generando infinidad de corrientes ideológicas paralelas bajo el principio de dividir para vencer, mientras se promueve el vicio y la decadencia como circo romano para entretener al pueblo, evitando así que se produzca una revolución. A pesar de todo la población blanca americana abre al fin los ojos y observa la verdad.

Para contrarrestarlo el magnate sionista Donad Trump es presentado como el portavoz de este desasosiego latente en la población americana. Y fue mediante el estilo bajo, grosero y pueril de la derecha alternativa que las élites encumbraron a este títere para que desde su alto pero superfluo mando presidencial pueda seguir sirviendo a sus intereses.

Sin embargo el problema no es que ahora se culpará a los nacionalistas blancos y defensores de la cultura occidental como responsables de continuar las guerras por intereses sionistas, o por implementar mayores violaciones a la privacidad. El mayor revés es que se ahonda en el concepto del racista como persona inepta que no tiene argumentos.

Como dijo el investigador y activista blanco John de Nugent: “Los hechos raciales y la lógica no nos salvarán. A menos que nuestro carácter sea reconstruido, nuestro corazón y nuestra alma, nuestros valores y visión del mundo. (…) Una raza blanca formada por cobardes chismosos y egoístas no detendrá el genocidio blanco.”

Fuentes: Wide Awake Gentile / National-Satanist Worldview / Public Policy Polling / John de Nugent

El verdadero Putin

No son conspiraciones satánicas ni alienígenas, es la más cruda verdad sobre el ícono de muchos y dios de varios. Vladímir Vladímirovich Putin nació en Leningrado, durante el régimen soviético, hacia 1952. Tras la caída del comunismo en el país eurasiático comenzó a escalar en poder hasta ser presidente de Rusia.

Muchos piensan que el acercamiento de Putin a los judíos responde a una calculada estrategia política. Se trataría entonces de precisos movimientos de ajedrez destinados a evitar improductivos enfrentamientos. Sin embargo los judíos rusos representan menos del 1% de la población, y aún así, el número de hebreos cercanos a Putin resulta sospechosamente elevado.

El abuelo paterno de Putin fue cocinero personal del judío Lenin y también del criptojudío Stalin. Es de notar que el cargo de cocinero es muy importante ya que cualquiera podría colocar veneno en la comida del líder. Se afirma también, aunque sin pruebas contundentes, que la madre de Putin fue judía, y que su apellido fue cambiado de “Shalomovitch” a “Shelomova” para que pase desapercibido.

De adolescente Putin se interesó por las artes marciales, y se lo contó con mucho entusiasmo a su entonces profesora, una judía a la que, siendo ya un gran líder mundial, visitó en Israel y le compró un apartamento para que pueda morir tranquila. Al terminar la escuela Putin ingresa a la Universidad Estatal de Leningrado para estudiar derecho en 1970 y se gradúa en 1975.

Culminados sus estudios universitarios Putin se incorpora a la KGB, y luego de varios adoctrinamientos y entrenamientos es enviado en 1985 a Dresde en Alemania. Vladímir Putin conoce a su esposa Liudmila en Leningrado y se casa con ella en 1983. La pareja tiene dos hijas, Mariya y Katerina. Pero extrañamente se divorcian en 2013.

Los judíos son así, y si Vladímir Vladímirovich no es judío por lo menos es muy afín a ellos. Tras la caída del muro de Berlín en 1989 el futuro presidente regresa a Rusia y retoma contacto con sus antiguos compañeros y profesores universitarios. Es así que ingresa a la política junto a otros partidarios de Boris Yeltsin, de quien se sospecha es de origen judío.

Boris Nikolayevich Yeltsin fue presidente de Rusia desde 1991 hasta 1999, año en que renuncia y deja como encargado del estado ruso al señor Vladímir Vladímirovich Putin. Desde entonces Putin comienza una conservadora campaña contra la cultura del sexo, la promiscuidad, el divorcio, la pornografía, la homosexualidad, el feminismo, el aborto, el homosexualismo y la eutanasia.

Al menos eso es lo que nos venden todos los medios partidarios del enfermo sistema judío internacional. Un presidente ruso conservador, nacionalista y contrario a la decadencia occidental. Si, así es, el mismo individuo que se divorcia está en contra del divorcio… ¿asombrado…? ¡Sí! Y mucho. Porque desde que Putin llegó al poder la religión cristiana ortodoxa rusa no fue la más beneficiada si no la judía.

Para muestra un botón. En enero de 2017 el gobierno ruso a cargo del supuesto ultraconservador Vladímir Vladímirovich firma una ley que justifica y promueve la violencia contra la mujer. Al menos así lo publica la prensa manipulada. Aunque en realidad una ley anterior ya permitía que las violaciones a la integridad física perpetradas por desconocidos fuesen consideradas solo como faltas leves y monetariamente remunerables.

¿Con qué intereses se promulgó esta ley previa que permite el abuso de extraños y por qué no fue publicitada? ¿No fue acaso para que la nueva ley sobre abuso familiar fuera aclamada por la mayoría de rusos indignados, y a la vez rechazada por los medios progresistas de occidente? Una ley así de absurda no es más que la excusa perfecta para presentar a Putin como el aparente abanderado del tradicionalismo blanco.

Un caso muy similar sucede con el señor Donald Trump, elegido presidente de los Estados Unidos en 2016, el cual es mostrado por los medios judíos de comunicación y entretenimiento como conservador, racista e imbécil. Quien de acuerdo a su guión rechaza la enseñanza del homosexualismo en las escuelas (sin eliminarlo) y ha cancelado el apoyo estatal a las clínicas abortistas (sin prohibirlas).

Trump es presentado como racista por querer reducir la inmigración ilegal construyendo un muy mediático muro en la frontera con México. Sin embargo pocos saben que el susodicho muro sería construido por empresas israelíes. Y pocos son también los medios que nos informan sobre los altos ejecutivos del banco judío Goldman Sachs que hoy ostentan puestos clave en su régimen.

El actor cómico y también presidente Donald Trump antes de postular como candidato fue salvado de la bancarrota por el judío Carl Celian Icahn, el cual fue recompensado al ser nombrado luego, en el mandato de Donald, como asesor en normas y requisitos burocráticos. El magnate judío Jared Kushner, esposo de su hija Ivanka Trump, es también asesor personal de Donald. Y la lista puede continuar.

Del mismo modo Katerina Tikhonova, hija de Putin, es esposa del millonario judío Kirill Shamalov. Todo queda en familia y no es casualidad, los israelitas saben a quién embaucar. En el fondo, para el hebreo materialista, era inaceptable perder todo el dinero invertido en la revolución marxista rusa de 1917. Por lo tanto los judíos han continuado infiltrados, incluso con Putin, en la democracia poscomunista.

Berel Lazar es un caso especial. Con la excusa de retomar la religiosidad en Rusia y mostrando una aparente filiación a la ortodoxia cristiana, Putin infiltró también su gusto por la secta judía. Shalom Dovber Pinchas (Berel) Lazar nació en Italia en 1964, vivió en Norteamérica durante varios años y llegó a Rusia para convertirse en rabino nacional.

Lazar es amigo personal de Putin. Además, Lev Leviev, Roman Abramovich, Viktor Vekselberg, Mikhail Lesin, Arkady Rotenberg, Eugene Shvidler, Sergey Kiriyenko, Boris Spiegel, Alexander Khinshtein, Mikhail Prokhorov, Vladimir Solovyov, Vladimir Slutsker, y más, son todos oligarcas judíos que rodean, aconsejan y manipulan a Vladimir Putin.

Para promover ante las aborregadas masas una imagen nacionalista y conservadora de amor a Rusia por parte de Putin, a mediados de la década de 2000, unos cuantos judíos tuvieron que ser sacrificados para favorecer a la sinagoga mundial. Mikhail Khodorkovsky fue enviado a la cárcel en 2005 pero fue amnistiado en 2013 por el propio Putin. Además los judíos Boris Berezovsky y Vladimir Gusinsky fueron exiliados.

Sin embargo Berezovsky era frecuentemente visitado en su residencia en Londres por el judío Roman Abramovich, mecenas íntimo de Putin. Lo que demuestra que las maniobras nacionalistas y tradicionalistas de Vladimir Putin no son más que patrañas escenificadas con el fin de convencer a la plebe que Putin es un verdadero guerrero nacionalista.

En realidad los representantes legítimos de los nacionalistas y racialistas rusos son constantemente condenados judicialmente y vilipendiados mediáticamente por el régimen judío de Putin. Muchos defensores de la raza blanca en Rusia son reprimidos y deben vivir en la clandestinidad. Y aún así en América y Europa millones de tontos útiles apoyan al filosemita llamado Vladímir Putin.

A parte de estar dominada por judíos, la Rusia de Putin promueve la farsa del holocausto judío. Es extremadamente cercana y amistosa con el asesino judío Netanyahu. Provee a Israel con componentes para sus aviones de guerra y constantemente envía petróleo al país sionista. Y como cereza en el pastel también niega que el 9/11 haya sido una falsa bandera consumada por la Mossad de Israel.

Vladímir Vladímirovich Putin gusta de llevar inmigrantes musulmanes de territorios no blancos de Rusia para que trabajen a menor precio en Europa. Y votó a favor de sancionar a Irán (enemigo declarado de Israel) por supuestos e inexistentes planes nucleares contra el país judío. En resumen Putin es un oligarca más que disfruta de su dinero a costa del malestar y pobreza de nuestro pueblo, como cualquier semita.

Y me sigo preguntando, si es que el presidente ruso Vladimir Putin es tan cercano a los judíos ¿cómo es que grupos racistas como el Ku Klux Klan, Nacional Socialistas y Cabezas Rapadas siguen apoyándolo? ¿Es que acaso no conocen toda la información sobre su ídolo o simplemente no les interesa investigar? Felizmente muchos de los nuestros están despertando… nuestra raza y nuestra sangre nos abren los ojos.

Fuentes: Descubre lo Imposible / Digger for Truth / Semitic Controversies / Библиотека Максима Мошкова